El Gobierno confía en convencer a los ediles

Propondrá espacios verdes y torres en altura en el terreno de Nueva Córdoba donde está la Casa de las Tejas.
Pese al rotundo rechazo de una docena de concejales juecistas, el Gobierno provincial aún confía en poder lograr un consenso en el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba para su megaproyecto de vender el actual terreno de la Casa de las Tejas para construir un centro cívico en el predio del ex Ferrocarril Mitre.

Los funcionarios provinciales admiten que es el intendente Daniel Giacomino quien debe lograr la aprobación del proyecto en el Concejo Deliberante. Pero ensayarán una fórmula para tratar de convencer a los ediles: propondrán nuevos espacios verdes y pocos edificios en altura en Nueva Córdoba, donde se encuentra la Casa de Gobierno.

"No analizaremos ninguna otra alternativa hasta ver si se puede llegar a un consenso con los concejales. Hablando se puede encontrar alguna salida. Es posible construir pocos edificios en altura y dotar de nuevos espacios verdes a la ciudad, donde hoy está la Casa de Gobierno", afirmó un funcionario provincial que conoce los detalles del proyecto que impulsa el gobernador Juan Schiaretti.

El mandatario provincial continuó ayer con sus recorridas por distintos barrios de la Capital, pero evitó pronunciarse respecto a esta iniciativa, que ya se tiñó de connotación política. "Ya hablé del tema. Ahora deben expresarse otros sectores", dijo Schiaretti ante una consulta de este diario, luego de encabezar un acto en el cual se habilitó el servicio de agua potable en el barrio La Carbonada, en el sudeste de la ciudad.

En la Casa de las Tejas manejan encuestas que indicarían que más del 60 por ciento de los capitalinos estaría de acuerdo con la construcción de un centro cívico.

Ningún funcionario supo explicar si esa opinión positiva para la construcción incluía la aprobación de la venta de los numerosos bienes del Estado provincial que propone el gobernador para solventar el megaproyecto.

"La gente terminará entendiendo que el centro cívico es indispensable para la ciudad. Además, la Provincia no se puede seguir endeudando, si se pueden vender bienes que hoy no sirven de mucho a los cordobeses", argumentó otro funcionario con despacho cercano al del gobernador.

En este sentido, desde el oficialismo siguen con atención la postura de los concejales del Frente Cívico, pero también del resto de los bloques.

Algunos funcionarios provinciales han hecho sondeos con Olga Riutort y el titular del bloque radical, Ramón Javier Mestre. Este último cuestionó la iniciativa, pero Riutort siempre fue partidaria de construir un centro cívico, cuando fue esposa y funcionaria del entonces gobernador José Manuel de la Sota.

En el Gobierno provincial esperan con ansiedad el regreso de Giacomino, quien está de vacaciones. En el propio oficialismo hay quienes cuestionan si no era necesario que el intendente estuviera presente en el anuncio del ambicioso proyecto.

En el Gobierno manejan alguna otra alternativa de financiamiento del centro cívico. Así lo dio a entender ayer el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, a LaVoz.com.ar. Pero, por el momento, esperarán la resolución de los ediles.

"Si el Concejo Deliberante finalmente rechaza la venta del terreno de la Casa de Gobierno y del ex Instituto Pablo Pizzurno, Juez y sus concejales deberán explicarles a los cordobeses que privaron a la ciudad de una obra muy importante", resumen los hombres del gobernador, que admiten por lo bajo que no esperaban encontrar tanta resistencia en el Concejo Deliberante.

Comentá la nota