"El Gobierno colocó a los medios en el lugar de enemigos políticos"

"El Gobierno colocó a los medios en el lugar de enemigos políticos"
Debate con el politólogo Botana y los periodistas Van der Kooy y Morales Solá.
Bajo un título inquietante -"Disparen sobre la prensa"- los columnistas políticos Eduardo van der Kooy (Clarín) y Joaquín Morales Solá (La Nación) analizaron junto al politólogo Natalio Botana la conflictiva relación de varios gobiernos latinoamericanos con los medios de comunicación de sus respectivos países.

El caso excluyente, sin embargo, fue el argentino."Según parece, los periodistas inventamos la realidad", disparó con garbo el coordinador de la mesa, Bartolomé Mitre, para calentar la mañana en el hotel Hilton.

El politólogo Botana recogió el guante: "Se dispara sobre la prensa desde arriba y desde abajo; desde arriba, por gobiernos como el argentino, que encarnan fenómenos de control hegemónicos cada vez más acendrados; y desde abajo, por parte de organizaciones criminales enquistadas en las grandes ciudades. En este caso no hay metáforas, sólo víctimas de la violencia física".

Para el pensador, "en América Latina están en juego dos concepciones sobre el poder político: en una, los gobiernos mantienen su legitimidad en el ejercicio del poder limitado por las leyes. En la otra, la legitimidad está dada por el origen: una vez elegido en las urnas, un gobierno puede avanzar sobre las leyes que lo limitan. Estas dos concepciones se reflejan en las distintas perspectivas hacia la opinión pública y los medios. Y aquí está el problema que afronta la prensa".

Botana cerró su exposición en el marco de la SIP con una suerte de autocrítica: "En varios de nuestros países no hemos incorporado los beneficios que implica la limitación del poder."

Un enérgico Joaquín Morales Solá pintó un panorama oscuro sobre la libertad de expresión en Argentina. "Argentina no es Venezuela ni los Kirchner son Chávez... todavía", comenzó.

"Argentina padece una ofensiva contra la prensa que ya lleva seis años y que hoy atraviesa su peor momento desde el retorno democrático", afirmó.

El columnista de La Nación ejemplificó semejante aseveración con varias decisiones "que agreden a la prensa", como "la sanción de la Ley de Medios Audiovisuales".

El periodista también mencionó la falta de respuestas por parte de los funcionarios públicos, el uso de la publicidad oficial como herramienta de control de los medios y "el constante espionaje oficial al que son sometidos los empresarios, dirigentes políticos y periodistas."

Eduardo van der Kooy cerró el encuentro alertando sobre la evolución de la habitual y necesaria tensión entre los gobiernos y los periodistas, hacia "una tensión de altísima intensidad que está perjudicando los valores del periodismo y de la democracia".

El columnista dominical de Clarín advirtió que varios gobiernos de la región están colocando a los medios en el lugar de enemigos políticos, como aquellos que les disputan la representación de la gente. "Un lugar que los periodistas no debemos ocupar", agregó en su disertación.

Van der Kooy cree que en ese marco "con fachada democrática" se están desarrollando formas más sutiles de controlar a la prensa, y también citó las escuchas telefónicas por parte de la SIDE, los operativos fiscales como el que recibió Clarín hace un mes y la sanción de la Ley de Medios.

"Digan lo que digan, vamos a tener un 60 por ciento de los medios electrónicos financiados con recursos del Estado, y eso no es bueno", reflexionó.

"Hoy la democracia que conocemos no es aquella en la que creemos. Es una democracia con máscara. Y detrás de esa máscara se ocultan graves peligros", dijo para cerrar su exposición. Sus compañeros de panel asentían con la cabeza.

Comentá la nota