Gobierno cobraría impuesto a empresas que más ganaron.

Gobierno cobraría impuesto a empresas que más ganaron.
A pedido de la CGT, el Gobierno estudia gravar la "renta extraordinaria" de empresas que ganaron más de 20 por ciento en el último año, según confirmó el abogado laboralista de la central obrera Héctor Recalde. También aseguró que "a contramano del resto del mundo, en la Argentina no hay despidos masivos, sino masivas discusiones salariales". Recalde precisó que "fue presentado en la reunión con la Presidenta" Cristina Kirchner del lunes pasado.
El gobierno está "estudiando" un proyecto presentado por la CGT para gravar con un "impuesto a la renta extraordinaria" a las empresas que en el último año registraron ganancias superiores al 20 por ciento, confirmó el abogado laboralista de la central obrera Héctor Recalde.

También aseguró que "a contramano del resto del mundo, en la Argentina no hay despidos masivos, sino masivas discusiones salariales".

Si bien se trata de un proyecto que "se elaboró hace un mes", Recalde precisó que fue presentado en la reunión con la presidenta Cristina Kirchner del lunes pasado, y que el Gobierno "lo están estudiando".

Consiste en la creación del Fondo Empresario Anticrisis (FEA), un "impuesto a la renta extraordinaria", explicó el abogado laboralista en declaraciones radiales.

Según el diputado, "en la Comisión de Legislación del Trabajo (que preside en la Cámara baja) tuvo dictamen favorable de los asesores".

"Hay empresas que ganaron no mucho, sino muchísimo", apuntó Recalde y aclaró que por eso la propuesta es alcanzar con este gravamen a las que registraron "más de 20 por ciento anual" de ganancias.

Como ejemplo, puntualizó que "un informe de la Bolsa de Comercio indica que la siderurgia tuvo una ganancia mayor a 40 por ciento, lo mismo que las telefónicas", mientras que "el Banco Patagonia tuvo más de 50 por ciento de ganancia; y Grimoldi, cerca de 27 por ciento".

En cuanto a la situación de empleo en el país, el laboralista sostuvo que "por ahora los despidos masivos en términos generales están parados y se han reconvertido en suspensiones, en reducción de jornada o adelanto de vacaciones".

No obstante, admitió que "hay despidos individuales, y de trabajadores en negro, pero no masivos".

La crisis mundial

"Frente a la crisis universal, mientras que en Europa, en Estados Unidos, e incluso en Brasil se despide masivamente, en la Argentina, como contracara, masivamente se están discutiendo mejoras salariales", enfatizó.

Y destacó que esto se debe "a una actitud preventiva" por parte del Gobierno que promueve "mantener el poder adquisitivo del salario", lo que significa "preservar el mercado interno que representa las tres cuartas partes del Producto Interno Bruto".

"Si el trabajador tiene capacidad de consumo, obviamente habrá mayores ventas, mayor producción, nivel de actividad y empleo", concluyó Recalde.

Comentá la nota