El Gobierno cerró la cueva del consulado de Guinea

El Gobierno cerró la cueva del consulado de Guinea
Fue tras constatar la inactividad de la sede diplomática. Crítica de la Argentina había revelado que allí funcionaba una mesa de dinero.
El Gobierno argentino dispuso el cierre del consulado de Guinea Bissau en Buenos Aires. La medida se tomó después del allanamiento de esa sede diplomática por presuntas actividades financieras ilícitas, según informaron a EFE fuentes oficiales. Se presume que en el sexto piso de 25 de Mayo 293 atendía una cueva financiera.

El cirre lo resolvió la Cancillería la semana pasada, tras constatar la inactividad del consulado honorario y verificar el avance de la causa judicial que investiga si esa sede era usada para maniobras ilegales. En noviembre del año pasado, Crítica de la Argentina reveló detalles de las verdaderas funciones de la sede extranjera: allí operaba una mesa de dinero, que negociaba con dinero de la "mafia de los medicamentos". La operatoria consistía en cambiar cheques de terceros, cobrar comisiones y depositarlos en una red de empresas truchas armadas por los gerenciadores de la cueva.

En marzo pasado, la Cancillería le había retirado la credencial al entonces cónsul honorario de esa nación africana, el ex militar argentino Enrique Montiel.

Las oficinas del consulado habían sido allanadas el pasado 5 de junio por orden del magistrado Javier López Biscayart, quien dispuso, además, revisar otros inmuebles usados por Montiel. Sin embargo, fuentes judiciales señalaron que la Policía descubrió que las oficinas de la sede "habían sido vaciadas" al ingresar para concretar el allanamiento.

López Biscayart ordenó revisar el consulado después de haber allanado 40 empresas y la sede de una iglesia en las que al parecer también se realizaban operaciones financieras ilícitas.

Según reveló Crítica de la Argentina y constató la Justicia, en la sede consular allanada se cobraron varios cheques de firmas vinculadas con la denominada "mafia de los medicamentos", denunciada recientemente por la ministra de Salud, Graciela Ocaña. Los primeros chequeos de la Justicia encontraron que entre los clientes más conocidos aparecían el asesinado Sebastián Forza, Néstor Lorenzo, de la Droguería San Javier y Multipharma y Esteban Pérez Corradi, investigado como proveedor de efedrina, entre otra larga lista de nombres.

Ocaña explicó que existen en el país unas 400 causas por robo, adulteración y comercialización ilegal de medicamentos en el país. Una de las causas más avanzadas es la que investiga el asesinato de los tres jóvenes empresarios nen General Rodríguez, que derivó en un rompecabezas sobre la ruta de la efedrina. Por este expediente, Francisco De Narváez fue llamado a declarar, pero no se prensetó.

El consulado de Guinea Bissau había dejado de funcionar hace cuatro meses, pero el gobierno del país africano no había notificado su clausura ante la Cancillería, destacaron las fuentes. "Hubo varios llamados oficiales desde la Cancillería para constatar la inactividad de esta sede, pero no se obtuvo respuesta a ninguno de estos llamados", precisaron.

Comentá la nota