El Gobierno carga con dureza contra los delegados del subte en conflicto con UTA

El ministro de Trabajo dijo que venía dialogando con los sindicalistas en conflicto con la UTA, pero que igual decidieron hacer "el paro más extenso y agresivo de los últimos seis años". El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, habló de "una actitud mezquina e irresponsable" por la medida que finalizó hoy a las 5.
El Gobierno salió esta mañana a atacar con dureza a los delegados del subte en conflicto con la UTA. El ministro Carlos Tomada dijo que el paro de 18 horas que finalizó esta mañana fue "salvaje". Y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que los sindicalistas tuvieron "una actitud mezquina e irresponsable".

"Están discutiendo una situación de confrontación dentro de la propia representación gremial tomando como rehenes a los trabajadores que viajan todos los días", afirmó Fernández.

En ese marco, en diálogo con FM Milenium, agregó: "Estamos en un acto de irracionalidad muy importante". Sin embargo, evitó pronunciarse sobre el fondo del conflicto y esgrimió: "Hay una parte que se está escindiendo de lo que fuera la UTA y que reclama una condición de inscripción como nuevo sindicato, de lo cual no opino".

Además, Aníbal Fernández dijo que "estos personajes quieren sacar ventaja" de "esta situación que creemos que es un hecho absolutamente mezquino e irresponsable por parte de quienes dicen ser representantes de una parte de los trabajadores".

Por su parte, el ministro de Trabajo aseguró esta mañana que venía dialogando con miembros de la comisión interna de trabajadores del subte sobre su reclamo de obtener la propia personería jurídica, pero que tras el encuentro que mantuvo el martes pasado, con la promesa de buscar soluciones, "doce horas después lanzaron el paro más salvaje, más agresivo y más extenso de los últimos seis años".

Tomada afirmó que les había dicho a los delegados que "en un tiempo razonable" iba a buscar una solución a sus reclamos, que, consideró, "será la que mejor se ajuste a las normas vigentes".

El ministro consideró "llamativo" que se tome la decisión de parar "para afectar a un millón de usuarios". "Fue una búsqueda del caos para los usuarios que no tienen nada que ver", enfatizó el funcionario.

El servicio en las seis líneas del subte y el Premetro se reanudó esta mañana a las 5 con normalidad luego de que ayer ex delegados lo paralizaran durante 11 horas a raíz de una interna gremial, informó Metrovías.

En tanto, las pantallas luminosas de los accesos y los monitores de los andenes aún exhibían comunicaciones de ayer que informaban sobre la interrupción del servicio a causa de la medida de fuerza, lo que generó confusión entre los usuarios que llegaban a la estaciones para viajar en las primeras horas de la mañana.

Los trabajadores alineados a la comisión interna que promueve las medidas de fuerza para que se les reconozca un sindicato propio y su desvinculación de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) decidieron retomar sus tareas durante una asamblea realizada anoche.

Metrovías denunció que la huelga afectó a cerca de un millón de usuarios y sostuvo que la medida tuvo "un claro objetivo político", al tiempo que recordó que fue "el séptimo paro en dos meses".

Comentá la nota