El Gobierno canjea deuda de los medios por publicidad oficial

El Gobierno canjea deuda de los medios por publicidad oficial
Cristina instruyó a Enrique Albistur para que negocie con cada empresa. Condonarán incumplimientos impositivos y previsionales a cambio de espacios en radio, TV y diarios. Acusan a De Narváez de violar la ley. Nuevas fisuras en el ACyS.
En medio de la pelea con el Grupo Clarín, a pocos días de que el Congreso empiece a discutir el proyecto de la nueva Ley de Radiodifusión, y justo cuando más embiste contra los dueños de los medios en general, la presidenta Cristina Kirchner firmó un decreto donde oficializa la intención del Gobierno de condonar las deudas impositivas, previsionales o por multas con el Comfer que las empresas periodísticas tengan hasta el 31 de diciembre del 2008. En lugar de pagar lo que deben, las compañías de prensa podrán acoplarse a un régimen especial que les permitirá canjear la plata que deban al Estado por páginas o segundos audiovisuales de publicidad oficial, depende del formato donde difundan sus contenidos.

Ni en la AFIP ni en la Secretaría de Medios explicaron anoche a cuánto ascendería el costo fiscal de este "perdón". Fuentes involucradas en las negociaciones, sin embargo, contaron off the record que la cifra excedería los 100 millones de pesos. Este proceso, en realidad, se inició en los hechos en mayo pasado y fue anunciado por la propia Cristina en un acto en la Casa Rosada.

Para poder ser beneficiadas con este "canje", las empresas periodísticas deberán negociar cara a cara con el secretario de Medios, Enrique Albistur.

El decreto presidencial, publicado ayer en el Boletín Oficial, no establece qué condiciones deben cumplir los interesados en inscribirse en este proceso. El artículo 4º sólo estipula que la Secretaría de Medios "aprobará el valor de los espacios publicitarios cedidos y arbitrará los mecanismos administrativos que permitan establecer las compensaciones de las daciones en pago de las deudas mencionadas" (...). Albistur reparte la multimillonaria pauta oficial desde el 2003 de manera discrecional, premiando y castigando a los medios de acuerdo a su posición editorial, según denunciaron infinidad de veces la oposición y las distintas asociaciones periodísticas. Ahora tendrá una herramienta más que podría utilizarse para profundizar aquel mecanismo instaurado por Néstor Kirchner en su presidencia. ¿Se harán públicos los convenios que firme cada medio con el Gobierno? Ningún vocero del oficialismo quiso responder al interrogante.

Hace pocas semanas, la Presidenta anunció que buena parte de la publicidad oficial se reencauzaría hacia las transmisiones del fútbol para poder financiar la estatización de ese negocio fabuloso. Si efectivamente eso ocurre, el Gobierno encontrará en el "perdón" impositivo un instrumento muy tentador para intentar disciplinar a la prensa gráfica y audiovisual que no transmite los partidos de la Primera A.

El decreto argumenta, entre otras cosas, que "el gobierno nacional se encuentra abocado a sostener la actividad de los sectores más afectados, considerando particularmente la problemática que aqueja a cada actividad". En otro párrafo se lee que los montos de las deudas de los medios "resultan de tal magnitud que su pago en efectivo por parte de los licenciatarios en las actuales condiciones es determinante de una situación de grave compromiso económico financiero".

Aunque fue oficializado ayer, el "perdón" impositivo comenzó en mayo pasado. El 27 de ese mes, la Presidenta encabezó un acto en la Casa Rosada junto a una serie de directivos de medios que firmaron los convenios necesarios para canjear deuda con el fisco. Ese día Cristina no atacó a los periodistas como suele hacerlo ahora, sino que elogió su labor y resaltó que muchísimas empresas de prensa del "interior profundo" no podrían subsistir sin el apoyo financiero del Estado.

A su lado, sin embargo, se encontraban, entre muchos otros, varios accionistas y directivos de algunos de los medios más poderosos de la Capital Federal que se vieron beneficiados con el "perdón", como Daniel Vila, de América TV; o Guillermo Campanini y Luis Durán, de Telefe. En ese momento la AFIP ya había iniciado la moratoria y el blanqueo de capitales que el Gobierno vendió como vitales para poder "profundizar la distribución de la riqueza".

Según revelaron fuentes oficiales, desde ese acto hasta ahora, muchísimas otras empresas de medios se acercaron a las oficinas de Albistur para renegociar sus deudas. Incluso varias de aquellas que reciben y recibían entonces millones de pesos en publicidad K.

OTRO ROUND CONTRA CLARÍN EN LAS CALLES PORTEÑAS. La tensión por el debate de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual volvió a ganar la calle. Ayer, fueron pegados cientos de carteles con acusaciones contra el director de Relaciones Externas del Grupo Clarín, Jorge Rendo.

Jugando con el apellido del directivo resaltado en rojo, el texto mencionaba la aparición de "algo horrendo en el Congreso". De esa manera, aludieron a una supuesta acción para "convencer" a legisladores para que no acompañen la norma que impulsa el gobierno de Cristina Kirchner, a dos días de que comience el debate formal sobre el texto de la ley. Para que no quedaran dudas, los carteles fueron firmados por un improbable "Movimiento Extorsión y Dependencia".

Comentá la nota