El Gobierno y sus candidatos buscan copar la fiesta ganadera de Alvear

El Gobierno y sus candidatos buscan copar la fiesta ganadera de Alvear
El oficialismo compró más de 200 tarjetas para el almuerzo de mañana y hubo una dura negociación por los discursos.
Ya se puso en marcha la 28° edición de la Fiesta Nacional de la Ganadería de Zonas Áridas y desde antes del arranque demostró que, además de estar posicionada como uno de los encuentros ruralistas más importantes del oeste argentino, este año tiende a transformarse en la única y última tribuna política pública y popular antes de las elecciones legislativas del 28 de junio. Por ende, todos apetecen este bocado que tiene trascendencia nacional.

No son pocas las presiones que debió sortear la organización según se rumorea en el departamento, pero la Cámara de Comercio de Alvear intentó mantenerse en su postura de hacer esta fiesta al margen del poder político, aunque algunas concesiones terminó haciendo.

El Gobierno provincial para este tipo de encuentros siempre colabora con un subsidio, que el año pasado fue de alrededor de 200.000 pesos. Ahora, dicen allegados a la Cámara, "confirmaron el aporte a última hora y es de 100.000", por lo que hace tambalear el presupuesto. La preocupación nace en los altos costos de la fiesta que tiene este año, como plato fuerte artístico, a Palito Ortega, quien cobra por su actuación del sábado nada más ni nada menos que 17.000 dólares.

Desde la Provincia tampoco habían confirmado la asistencia de los funcionarios que suelen acompañar al Gobernador en estas ocasiones ni de la nutrida delegación de candidatos oficialistas, cuya presencia sirve para contrapesar con aplausos las reprobaciones que pueda recibir el discurso oficial.

En principio, se habían hecho 100 reservas para el almuerzo del sábado (las tarjetas cuestan 200 pesos cada una y no participan del sorteo de la camioneta Toyota), pero al final se habrían comprado más de 200, lo que muestra la clara intención de transformar este escenario en un ámbito favorable al peronismo.

¿Por qué esta actitud desde la Gobernación? La explicación es sencilla. Cobos había dicho que asistiría a comer costillares como vicepresidente de la Nación y eso indigestó a muchos y otros directamente se atragantaron.

Dicen que no le gustó a Celso Jaque, quien habría expresado: "Si él va, yo no estoy".

Finalmente, el Vice dio un paso al costado y estará presente hoy, durante el remate ganadero y en el almuerzo privado de los criadores. Aunque hasta ayer no había confirmado su asistencia, sus allegados aseguraron que "Cobos no quiere confrontaciones que empañen la fiesta".

Consideraron que es una buena oportunidad para que hable mano a mano con los productores y sin tribuna.

Aunque su jefe político no va, los que sí han prometido asistir al almuerzo de mañana para marcar presencia son los candidatos de la alianza entre cobistas y radicales. "No vamos a dejar que los seguidores de Jaque copen el almuerzo", advirtieron.

Este acuerdo de "espacios divididos" recién se habría logrado el lunes 27 de abril a la noche, durante una reunión de fuertes cruces entre miembros de la Cámara de Comercio y funcionarios de Jaque que, según los testigos, "querían que en la fiesta se dijera que Celso es rubio, de ojos celestes, alto y pintón, y que no se invitara a Cobos".

Un discurso negociado

En cuanto al discurso, desde las esferas oficiales se pretendía que el presidente de la Cámara "no fuera duro" en su alocución y que, en lo posible, no recordara las promesas que hizo Jaque el año pasado sobre obras y subsidios que, en algunos casos, se llevaron a la práctica y en otros no.

Finalmente, se habrían acordado algunos puntos de los dos discursos y que Jaque va al almuerzo y Cobos no. Después de eso, todo volvió a la normalidad. Sin embargo, ayer a la mañana comenzó otra serie de reuniones donde tal acuerdo parecía que no se había concretado y lo único que quedó en claro es que Jaque no confía plenamente en que Cobos se abstendrá de asistir el sábado.

Otro de los obstáculos que se presentaron para Jaque es la presencia del ruralista Mario Llambías, que sí estará en el almuerzo pero no subirá al escenario porque "no es el estilo", trascendió en la Cámara y, como todos, fue invitado protocolarmente al igual que un representante de la sociedad rural.

"Habla el presidente Jorge Rubio y después el Gobernador. No hay más discursos. Por supuesto, si estuviera el Vicepresidente, cerraría la lista de oradores, como corresponde. Eso no se cambia por nada. Así está estipulado", relataron.

Lo que sí se espera es la presencia de la Reina de la Minería acompañada, dicen, por muchos malargüinos. Todo esto en la tierra donde es muy fuerte el sentimiento antiminero. Esto ha generado expectativas y reparos.

Lo cierto es que viendo que va a resultar muy difícil evitar que la fiesta se transforme en un escenario electoral, algunos ganaderos bromearon con que la decisión de la presidenta Cristina Fernández, de adelantar los comicios, complicó hasta esta fiesta.

Comentá la nota