El Gobierno usa Canal 10 y costosas publicidades en contra de los autoconvocados

Desde la Casa de Gobierno pusieron en marcha un agresivo plan para desacreditar las protestas de médicos y empleados del Sistema Provincial de Salud.
En la primera edición de TV Prensa mostraron una larga lista de personas supuestamente abandonadas a su suerte por los profesionales que atienden en establecimientos públicos. El propio Alperovich es una eslabón importante en la nueva estrategia y tuvo duras palabras en sus habituales declaraciones matutinas.

El Gobierno de la Provincia lanzó una nueva ofensiva en contra de los autoconvocados de la salud. Esta vez, el escenario de la batalla se escogió desde la Casa de Gobierno y no fue otro que la conocida –y amigable- pantalla de Canal 10.

Ayer, en la primera edición del noticiero de la televisora, en la cual la Universidad Nacional de Tucumán tiene la mayoría accionaria pero nula participación en las cuestiones editoriales, se hizo un largo repaso de pacientes con dolencias crónicas y supuestamente abandonados por falta de atención en los principales centros asistenciales.

Las órdenes para presentar los informes llegaron desde arriba y forman parte de la nueva campaña alperovichista para desactivar el conflicto que mantiene al borde de la parálisis a los principales centros asistenciales públicos. La movida oficial contempló además una costosa publicidad en el principal matutino de la provincia para echar luz sobre los sueldos de los profesionales médicos.

Otro eslabón del plan estuvo a cargo del propio gobernador José Alperovich, quien antes de la salida al aire de TV Prensa, cuestionó con dureza las protestas que llevan adelante los profesionales, en reclamo de mejores sueldos y estabilidad laboral.

"La gente humilde no se merece que no sea atendida. Está sobrando leche en los CAPS (debido a que por el paro no es entregada). Cómo se entiende esto en una provincia que tiene tantos desnutridos. Además, se han dejado de hacer más de mil operaciones y todo eso era para la gente humilde. Por eso les pido a los médicos que hay 10 mil maneras de protestar, pero por favor que no tengan de rehén a la gente humilde, a la gente que más necesita", lanzó el titular del Poder Ejecutivo.

El Gobernador consideró que "hay otras maneras de protestar. Creo que es justa su protesta, pero que no los tengan de rehén (a los pobres) porque me pongo en la piel de la gente y me parece que no es justo, creo que habrá otras maneras de protestar pero no hay que hacerle pagar a la gente humilde", recalcó.

Alperovich también defendió las solicitadas publicadas por el Gobierno en la prensa para difundir datos sobre los salarios del sector de la sanidad, señalando que el ingreso mínimo, para un médico que recién ingresa al sistema, es de 2.200 pesos y que, en promedio, los profesionales de la salud cobran sueldos de 2.800 pesos.

"Queremos decir la verdad, porque se mostraban recibos de sueldo y se hacía propaganda diciendo que el Gobierno pagaba 600 pesos, cuando eso es lo que pagábamos cuando recién se inició esta gestión (en 2003) y queremos dar nuestra verdad también", argumentó Alperovich.

Por último, cuando se le consultó sobre la postura de los autoconvocados, que reclaman que sea él mismo, y no sus ministros, quien concurra a la mesa de diálogo convocada por el arzobispo Luis Villalba, Alperovich sostuvo: "Están los ministros, que es lo mismo que sea yo, el de Economía (Jorge Jiménez), de Gobierno (Edmundo Jiménez) y el de Salud (Pablo Yedlin)".

Comentá la nota