El gobierno, en un callejón sin salida: sin fondos ni respuestas

La situación es complicada para el Ejecutivo: dice que es imposible pagar el retroactivo de 400 pesos y, a la vez, el sindicato está inflexible y no se mueve de su posición inicial. Analizan una nueva propuesta.
El gobierno de Juan Jure mira en el fondo de su billetera y descubre que no hay nada.

Con ese panorama deberá enfrentar los dos días que le quedan y ensayar una respuesta al reclamo salarial de los empleados municipales.

La situación para el Ejecutivo es sumamente complicada. Porque no tiene los 520 mil pesos que necesitaría para pagar los 400 pesos retroactivos por trabajador pero, a la vez, tampoco hay margen de negociación con la conducción del sindicato. Walter Carranza, el secretario general, fue con un mandato único ayer a la reunión en la Secretaría de Trabajo: el reclamo de los 400 pesos. De ahí no podía moverse.

Es decir, el conflicto entró en un callejón sin salida, sin poder avanzar ni un milímetro.

Tal como está planteada la situación, la única posibilidad de desactivar el paro es que el Ejecutivo ceda. Y la gestión Jure ha venido haciendo esfuerzos ingentes para desterrar la imagen de que es un gobierno débil.

Ayer, el gabinete analizaba si era conveniente que el propio intendente -que hasta ahora ni siquiera ha expresado una posición pública sobre el conflicto- intervenga en una negociación directa con Carranza. Si Jure entra en el escenario, entonces, habrá una nueva propuesta que implicará una mejora acotada con respecto a la oferta inicial, aquella que fue rechazada por los empleados y que planteaba pagar los 200 pesos de aumento desde diciembre y duplicar las asignaciones por hijo. El Ejecutivo podría aportar una cifra adicional pero sin llegar jamás a los 400 pesos por empleado.

Ayer, los negociadores del gabinete estaban esperando que Guillermo Mana, secretario de Economía, regrese de Buenos Aires -estará en Río Cuarto hoy- para analizar si el Municipio puede estirar algo más los números. Aunque antes de viajar a Capital Federal el jefe de Economía había señalado que la última oferta presentada era lo mejor que el gobierno podía aportar. "Ya es casi irresponsable", se le oyó decir a Mana en las horas posteriores a la presentación de la propuesta.

El alcance

En el gobierno señalan que el sindicato y los trabajadores no están analizando a fondo los alcances de la oferta: en 2010 se atarán los aumentos salariales a la suba de la recaudación -el presupuesto prevé un incremento del 17% en los ingresos- y además comenzarán a blanquearse las cifras que actualmente son no remunerativas.

"Vamos a tratar de que hasta el viernes el gremio comprenda que es muy buena la propuesta. Para nosotros ya es un esfuerzo enorme", indicó una fuente del Municipio.

Para colmo, el gobierno no cuenta con asistencia externa -no se conoce que haya intentado ese camino- para conseguir los 520 mil pesos que son necesarios.

Dentro del gabinete aseguran que no sólo se juega una cuestión económica en este conflicto sino además la imagen del gobierno hacia la sociedad.

Un elemento que empezó a colarse en las últimas horas en el Palacio es la posible actuación en sintonía entre el sindicato que conduce Carranza y ATE. Por eso, ayer se analizaba la forma de eliminar ese posible entendimiento aunque ya el propio secretario general de los municipales se hizo cargo de ponerlo en duda.

"Este conflicto dejó en claro que ATE no existe, que el gremio de mayor capacidad es el municipal. Por lo tanto, si hay que buscar aspectos positivos, uno es ése: que uno de los actores que generan conflicto ha quedado absolutamente desdibujado", manifestó un funcionario de Jure.

En el Palacio no había anoche un camino definido para enfrentar la situación. Cerca de Jure señalan que, en realidad, el paro no ha mostrado efectos graves en el funcionamiento habitual de la Municipalidad, pero tampoco quieren que el conflicto se estire indefinidamente y le genere un daño político profundo al oficialismo.

Comentá la nota