El Gobierno buscará hoy evitar el embargo de Aerolíneas

Presentará en EE.UU. un descargo en respuesta al pedido de un grupo de bonistas.
¿Aerolíneas es hoy del Estado? Es una pregunta a una respuesta difusa que se coló en la saga de los juicios contra la Argentina por el default. Una discusión semántica se está librando en los tribunales de Nueva York, donde la Argentina intentará demostrar hoy que la firma aérea no es estatal, pese a la Ley de expropiación votada por el Congreso en diciembre último. El Gobierno tiene previsto enviar hoy su descargo al juez Thomas Griesa, que nuclea todas las causas en Estados Unidos contra el país, desestimando una nueva demanda aparecida hace unos diez días, cuando los bonistas volvieron a la carga para pedir el embargo de Aerolíneas.En abril último, Griesa ya se había expedido a favor de la Argentina en un caso similar a pedido de dos fondos buitre. Allí determinó que Aerolíneas "es una entidad argentina con estatus jurídico independiente" y no un "alter ego" del país, por lo que este reconocimiento implicó que sus activos no podían ser tomados por los acreedores.

Ahora fueron pequeños bonistas, de la mano el estudio Sirota, quienes a través de una vuelta de tuerca a la causa lograron el sí de Griesa para considerar nuevas pruebas.La semana pasada los abogados representantes de la Argentina, del estudio Cleary Gottlieb, solicitaron en vano que Sirota dé marcha atrás con la demanda, en virtud de que, para ellos, se trata del mismo caso ya desestimado por Griesa.Los querellantes aportaron como novedad "cambios legales sustanciales" tras la nueva ley de expropiación."Usted manifiesta que no es lo mismo re-nacionalización que toma de activos", replicó Sirota, según reconstruyó este diario, en una comunicación informal que tuvo Amy Chong, del equipo de abogados que defienden al país. El letrado agregó que hubo "una nacionalización de hecho" con la compra de aviones reciente efectuada por el Gobierno.

Más allá de la discusión puertas afuera, abogados locales ajenos al juicio reconocieron que "el estatus jurídico hoy de Aerolíneas se encuentra en un limbo".

Hoy existe, por un lado, un juicio vigente de expropiación contra Marsans, que sigue su curso. Por el otro, hay una ley que le dio luz verde al Gobierno para que la intervenga y la mantenga operativa. "Pero hasta que salga el juicio de expropiación, técnicamente las acciones (94,41%) son de Marsans, si bien eso jurídicamente es discutible", reconoció un abogado que sigue de cerca el caso.Tras aprobarse la Ley, el Ejecutivo frenó el proceso de traspaso debido a la reapertura de una instancia de negociaciones todavía no resuelta, que permitiría efectuar el pase en términos menos abruptos. Aquí está en juego la valuación de la deuda que dejó Marsans, compañía que mantiene en suspenso una demanda contra el país ante el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial. Esto último tendría vinculación con la aceptación o no del Gobierno de un contrato de adquisición de aviones que Marsans había firmado con Airbus. En el medio, se encuentra involucrado el gobierno español, que busca una solución amistosa y aportará fondos para apoyar a la Argentina en la compra de esos aviones.Si el freno del traspaso fue una mera casualidad o resultó un acto deliberado para esquivar más juicios en el exterior es una incógnita. Pero no hay duda de que esta laguna legal le traerá al juez Griesa otro dolor de cabeza para plasmar su veredicto.

Comentá la nota