El Gobierno busca retomar la línea de créditos del FMI

Ante los países del G-20 llevará un planteo para reformular el organismo internacional
El Gobierno llevará el próximo 2 de abril a la cumbre del G-20 en Londres un planteo para alcanzar la reformulación de los organismos multilaterales de crédito que dote de mayor participación a los países en vías de desarrollo.

No lo hará tan sólo por convicción ideológica, sino que persigue además un interés estratégico: allanar el camino político para poder regresar a tomar créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI) luego de haber confrontado con el organismo y con el paradigma económico que simboliza, ahora en jaque tras la debacle financiera.

La intención oficial, según supo LA NACION de altas fuentes de la Casa Rosada, es que la Argentina aparezca como protagonista en la promoción del cambio estructural de la entidad para retornar por la puerta grande al organismo: el propósito oficial es que el país pueda hacerse de recursos frescos para afrontar los compromisos externos que tendrá a partir de 2011, que superan los 15.000 millones de dólares.

En esos años, la curva de los vencimientos externos volverá a estar abultada luego del canje del tramo internacional de los préstamos garantizados (PG), que concluyó la semana pasada. El Gobierno dice haber logrado un ahorro de 2000 millones de dólares para las cuentas de 2009 y haber mejorado el perfil de la deuda argentina.

"Volver a un nuevo Fondo no sería problemático; al contrario, sería un beneficio para la Argentina. Pero no será ni este año ni, tal vez, tampoco el que viene. En 2011 será el momento para el regreso", dijo a LA NACION un ministro que conoce las cuentas oficiales.

La presidenta Cristina Kirchner dio algunas pistas de los intereses del Gobierno en la cumbre del G-20 el lunes último, cuando inauguró las sesiones parlamentarias. Allí, dijo que las previsiones oficiales son plantear un cambio estructural del FMI e insistió en la necesidad de reformular los organismos surgidos del pacto de Bretton Woods para crear instituciones de crédito que les presten a los países sin fijarles la política económica que deben aplicar.

Néstor Kirchner se cuidó en sus incursiones en el conurbano de dejar siempre una rendija abierta a la posibilidad del regreso a un FMI reformulado en su concepción. Ayer, el canciller Jorge Taiana repitió desde Egipto esos lineamientos oficiales, en la reunión preparativa de la cumbre de América latina y países árabes que se desarrollará el 31 de marzo en Qatar y de la cual participará la Presidenta.

Víctimas

Taiana dijo que los países subdesarrollados fueron "víctimas de la crisis originada en los países desarrollados" y que la Argentina planteará en el G-20, en Londres, "una reforma global de la arquitectura financiera internacional".

En el Gobierno se ilusionan con la posibilidad de que una transformación del FMI pueda incluir algunas modificaciones de base en las estructuras ideológicas y metodológicas de la entidad: por ejemplo, que además de exigir el cumplimiento de objetivos monetarios y fiscales a los países a los que les presta, incorpore también metas de índole social.

"Pediremos una democratización de los organismos multilaterales de crédito, aumentando la participación de los países en desarrollo en las decisiones y eliminando las condicionalidades", dijo Taiana.

"Y plantearemos la necesidad de una nueva arquitectura financiera internacional, con más actores y que favorezca el crédito para el desarrollo, en especial para obras de infraestructura que impactarán sobre el nivel de actividad, el empleo y la capacidad exportadora de nuestros países", agregó.

La visita a Londres coincidirá con un nuevo aniversario por la Guerra de las Malvinas. Por tal motivo, en la Cancillería evalúan la posibilidad de cerrar un encuentro con el primer ministro británico, Gordon Brown, en la cumbre de líderes progresistas en Chile, prevista para el 27 de este mes.

Comentá la nota