El gobierno busca mejorar el poder adquisitivo de docentes y adelantar cuotas del incentivo.

El gobernador de la provincia, Jorge Capitanich, reiteró ayer que su administración no está en condiciones financieras de ofrecer ahora una mejora salarial a los docentes, y mencionó que la única manera de mejorar los ingresos de los maestros en este momento sería lograr que la Nación adelante los fondos destinados al pago de las tres cuotas del Incentivo Docente.
Capitanich, en declaraciones a FM Universidad, dijo que el gobierno fue “absolutamente franco” en cuanto que el presupuesto salarial docente de este año “es de 1.561 millones de pesos, sobre una masa salarial total del sector público provincial de 3.016 millones, y en consecuencia resaltamos la importancia de la participación relativa de los sueldos de los docentes”.

A esto sumó que de esa suma, 264 millones de pesos “tienen que ver con la utilización de cargos docentes mediante adscripciones o suplencias”, y dijo que lo que planteó el gobierno fue “que la recuperación del poder adquisitivo del salario docente fue muy significativa durante 2008”.

Proyección fiscal

comprimida

“Por los cuatro conceptos que integran las remuneraciones docentes tuvimos un 57,7% de aumento durante el año pasado, lo que implicó un crecimiento sustancial de la participación relativa en la masa salarial, y estamos superando claramente lo estipulado en el artículo 83 de la Constitución Provincial”, que establece que el 33% de los recursos del Estado deben ser para educación.

El gobernador dijo que por las previsiones de ingresos que tiene el Chaco para este año “no podemos establecer ninguna oferta salarial, so pena de tener dificultades para afrontar las obligaciones financieras del Estado”.

Por otra parte, planteó que según las estadísticas oficiales, en lo que va del año los precios de los productos de la canasta familiar se mantuvieron estables o bajaron, y que la tendencia estaría en repetir esas situaciones, por lo que “no hay pérdida del poder adquisitivo de los salarios, sino una fuerte recuperación”.

“En ese escenario, planteamos nuestras prioridades. Primero, preservar el empleo de quienes tienen trabajo. Segundo, incentivar mecanismos de inversión pública para que tengan empleo los que no lo tienen. Y tercero, tener financiamiento para satisfacer las necesidades de la población en materia de salud, educación, seguridad, justicia y asistencia social. Eso es lo que planteamos con franqueza”, añadió.

“Lo que no podemos asumir es compromisos que no podemos cumplir”, resumió, y dijo que la única posibilidad que hay de llevar más plata a los bolsillos de los maestros es “la alternativa de adelantar, por parte del Estado nacional, el pago de las tres cuotas del Fondo de Incentivo Docente, de 110 pesos por cargo”.

Capitanich admitió que los gremios docentes rechazan cualquier mejora que pase por sumas no bonificables, pero pidió a los sindicatos que reconozcan que el año pasado “ni bien tuvimos la oportunidad de recomponer la estructura salarial lo hicimos, explicamos exactamente cuáles eran las fuentes de financiamiento y lo ejecutamos. Y cuando no tenemos posibilidades de financiamiento para nuevos aumentos, también lo decimos con franqueza”.

Comentá la nota