El Gobierno busca dinero en el fondo previsional militar

Por la inclusión en los sueldos de sumas no remunerativas que limitan los créditos que otorga la Caja militar, por decreto el Gobierno modificó la ley sobre retiros y pensiones de las FF.AA. Y al mismo tiempo amplió las normas de inversiones para que esa Caja pueda invertir los fondos en títulos públicos, con la novedad que se le permite invertir en Letras del Tesoro.
La Caja Militar o IAF ¿Instituto de Ayuda Financiera para el pago de Retiros y Pensiones Militares¿ además de encargarse del pago de esos beneficios, puede otorgar créditos para la adquisición de vivienda. El monto de la cuota se deduce del haber del beneficiario activo o pasivo.

El problema es que la legislación señala que la cuota mensual no puede exceder el 40% del haber mensual "sujetos a aportes". Esta cláusula limita los créditos ya que una parte sustancial del haber está compuesto de sumas no remunerativas.

Para subsanar esto, en lugar de convertir esas sumas en remunerativas, el decreto dice que el límite del 40% se calculará sobre el "total de los ingresos mensuales por todo concepto que perciba con carácter habitual el personal en actividad o en situación de retiro y sus pensionistas".

Otra novedad es que modificó el régimen de inversiones en dos puntos clave:

Mientras la ley dice que el IAF podrá "invertir en Títulos Valores Nacionales, siempre que tengan la garantía del Estado y que devenguen el más alto interés", el decreto agregó "y que su compra y venta en Títulos con cotización en la Bolsa o en el Mercado de Valores y se efectúe exclusivamente a través de Bancos Oficiales o de Sociedades de Bolsa en las que un banco Oficial posea más del 95% del capital accionario".

El decreto incluyó en el menú la adquisición por suscripción directa de Letras del Tesoro.

El IAF paga beneficios por unos $ 2.500 millones que se financian con las contribuciones de activos y pasivos y aportes del Tesoro Nacional.

Y cuenta con un fondo de inversiones en torno de los $ 2.000 millones, que incluye los saldos de los créditos hipotecarios.

Comentá la nota