Gobierno busca desactivar demandas de provincias ante la Corte por deudas

Acelera alternativas de pago con san luis, santa fe, corrientes, catamarca, córdoba y Chubut
La Casa Rosada intenta desactivar al menos algunas de las demandas de gobernadores ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en reclamo de fondos adeudados, que tienen al injusto reparto de coparticipación como uno de sus ejes centrales.

La estrategia -que apunta a esquivar potenciales fallos en contra que generen un riesgoso efecto cascada- se da de la mano del impulso de negociaciones para saldar parte de las moras o del avance en la rúbrica de convenios que alivien las finanzas locales y puedan llegar a derivar en una menor virulencia judicial de los gobiernos provinciales.

La pretensión, sin embargo, tiene sus límites, en función del color político y perspectivas 2011 de los mandatarios afectados por el retaceo de fondos. Hasta el momento, Balcarce 50 dio señales de intentar destrabar las embestidas del justicialista díscolo Juan Schiaretti (Córdoba) (quien ya desembarcó en la Corte) y del ex radical K Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) (quien, en rigor, amenazó con activar demandas).

Pero el lote de gobernantes que incursionó en el máximo tribunal nacional es más extenso e incluye figuras justicialistas de impronta crítica, como los presidenciables 2011 Mario Das Neves (Chubut) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y el socialista Hermes Binner (Santa Fe), también con perspectivas nacionales.

Un capítulo especial merece el caso de Corrientes: el saliente ex radical K Arturo Colombi -por entonces alineado al vicepresidente rebelde Julio Cobos- disparó varias presentaciones judiciales ante el máximo tribunal nacional. Pero en diciembre asumirá el radical Ricardo Colombi, quien sorpresivamente anunció su apoyo a la candidatura de un Kirchner en 2011 y protagonizó un raid por despachos nacionales que parecen anticipar que no avanzará en la embestida judicial.

Por de pronto, ayer el ministro de Economía, Amado Boudou, recibió en su despacho al cordobés Juan Schiaretti. Al encuentro -del que participó además el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa- el cacique mediterráneo llevó su queja por la mora de alrededor de $ 400 millones -llegarán a $ 540 millones en los próximos días- en las remesas, en asistencia a la Caja Previsional y ayuda para refinanciar los vencimientos de deuda. «Se acordó seguir avanzando en el diálogo», dijeron escuetamente desde Hacienda.

Por la nueva cumbre con Boudou, Schiaretti llegó tarde al acto por el Programa de Asignación Universal por Hijo que posteriormente encabezó Cristina de Kirchner (ver aparte). «Está llegando más tarde por un error en el horario»; no tuvo ninguna culpa el señor gobernador», aclaró la Presidente. «Que vean que no estamos peleados», recalcó luego, cuando entró el mandatario al salón y ella interrumpió su discurso para saludarlo. Este año, fueron ostensibles los cortocircuitos políticos que los enfrentaron.

El Gobierno cordobés ya desembarcó en el máximo tribunal nacional para destrabar el pago de las millonarias moras. En las últimas horas, trascendió que uno de los ejes de negociación se apoya en la posibilidad de que la provincia retire dos de las tres demandas.

En sintonía, Catamarca recibió ayer $ 32,5 millones, como parte de la primera cuota del PAF recientemente sellado entre Boudou y Brizuela del Moral.

Comentá la nota