El Gobierno busca acallar los reclamos por mejoras salariales

Los dirigentes sindicales exigen al Poder Ejecutivo que dé un aumento de emergencia. El Frente de Gremios Estatales protagonizará manifestaciones en las reparticiones. Municipales del interior, en las rutas.
El Gobierno apuesta sus últimas fichas con el objetivo de disuadir los reclamos sociales en las vísperas del fin de año. Con ese propósito, el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, recibirá hoy al mediodía a los dirigentes gremiales para escuchar sus planteos y tratar de llegar a un acuerdo salarial.

Las pretensiones sindicales se profundizaron luego del convenio que, la semana pasada, firmó el Poder Ejecutivo con los autoconvocados de la salud. Ayer, precisamente, algunos gremios estatales mantuvieron un plenario en el que acordaron el inicio de medidas de fuerza desde hoy, en reclamo de un incremento salarial. "Vamos a hacer cortes de calles y de rutas, la idea es que la gente conozca cuál es nuestro planteo", adelantó Raúl Rodríguez (ATE). El dirigente dijo que serán 12 las manifestaciones y que se harán, principalmente, a las puertas de las reparticiones públicas.

Respecto de la convocatoria oficial para reanudar el diálogo, el sindicalista advirtió que aguardan una respuesta inmediata al reclamo de recomposición salarial. "Todo es conversable, más aún por la altura del año en la que estamos. Pero esperemos que haya un ofrecimiento concreto, porque la semana pasada nos dijeron que no podían", sostuvo Rodríguez.

Luis Albornoz (UPCN) detalló cuáles son las principales necesidades de los empleados públicos. "Nosotros no aceptaremos un pago por única vez, lo que queremos es un incremento salarial. Escucharemos qué es lo que tienen para ofrecernos y después será el plenario de delegados el que aceptará o no la propuesta", sostuvo. El gremio también exige la titularización de contratados y del personal temporario (alrededor de 5.000 trabajadores), la equiparación del monto de las asignaciones familiares con las que paga el Gobierno nacional ($ 180) y el blanqueo de las sumas que se les pagan en negro.

El referente de la Unión de Docentes Tucumanos (UDT), Carlos Arnedo, fue directo. "Como el Gobierno dice que nada puede hacer, entonces le proponemos que haga lo mismo que la Nación y pague $ 500 de emergencia a los 150.000 estatales. Así oxigenaría el bolsillo de los trabajadores antes de las fiestas", dijo el titular del gremio disidente. En el interior también crece el malestar sindical. Vicente Ruiz (municipales) advirtió que si durante la jornada de hoy no reciben una respuesta satisfactoria, el jueves cortarán rutas. "Desde hace tres meses venimos exigiendo un aumento salarial de emergencia de $ 1.000 por cada trabajador. Además, queremos que se pague el doble aguinaldo, que se blanquee el 60% del sueldo y que se titularice a contratados. De lo contrarios, nos tendrán en las rutas otra vez", alertó.

Comentá la nota