El Gobierno y la Bolsa apuran la salida del ‘pagaré bursátil’

Promete ser un puente entre el popular cheque de pago diferido y las ON Pyme. Hoy se paga 26,3% anual por descontar cheques con un vencimiento promedio a 120 días
Hay que hacer las cuentas: mil, por cien, por dos. Éste es el número total de pequeñas y medianas empresas (Pyme) que resisten en la Argentina. Y el dinero para financiarlas...

¿A usted le sobra algo?

Bajo el imperio de la crisis global, y con la alarmante secuela doméstica que implica hacerse de los recursos sin pagar una tasa exorbitante, la tarea de encontrar dinero fresco de primera prensada y de lograrlo a través del mercado de capitales promete ser todo un desafío. Se sabe: después de la tempestad, viene la calma. Lo que nadie dice es qué hay que hacer mientras tanto.

En el mercado de capitales lo saben: en noviembre, la tasa que pidieron los inversores para financiar a los empresarios a través del descuento de cheques de pago diferido (CPD) trepó al máximo del año y el monto del total financiado cayó. En rigor, según el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), las Pyme pagaron una tasa del 26,3% anual por descontar sus cheques con un vencimiento promedio a 120 días.

Por eso la gente de la Bolsa de Comercio (BCBA), la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (Sepyme) y la Cámara Argentina de Sociedades y Fondos de Garantías que agrupan a las sociedades comerciales que otorgan garantías para el acceso al crédito (SGR), han impulsado la creación del pagaré bursátil, un nuevo instrumento que buscará emplazarse como herramienta de financiación para aquellos que necesitan mayor monto y plazo que el que ofrece un cheque.

Si bien aún no queda claro cuál será la etiqueta –parece que no gusta mucho el nombre de “pagaré” porque suena “retro”–, lo concreto es que, de no mediar contratiempos, su implementación se estima para las primeras semanas de enero.

Según una fuente del mercado que pidió no ser identificada, lo único que resta es la implementación de tipo tecnológico que permita a los agentes de bolsa su negociación en la plaza bursátil. La BCBA ha elaborado la reglamentación respectiva y la Comisión Nacional de Valores (CNV) ha dado su visto bueno.

Úsese con precaución

El instrumento promete ser un puente entre el popular CPD que se utiliza para fondear montos por debajo del $1 millón en un plazo promedio de 120 días en bolsa y las Obligaciones Negociables Pyme (ON), que se emiten con un vencimiento a más de 2 años y que en general operan con un monto que se ubica por encima de los $2 millones.

En el caso del pagaré bursátil, servirá para financiarse en un plazo que irá hasta los 24 meses y con un monto máximo que rondaría hasta los $2 millones y la mecánica será la misma del CPD, es decir, habrá licitación.

La ventaja con respecto a los Valores de Corto Plazo (VCP) y las ON, es que la compañía que necesite ser financiada sólo deberá buscar el aval de una SGR y no tendrá que hacer ningún trámite en la bolsa, algo que sí debería realizar de querer emitir un VCP o una ON. De hecho será la SGR la que presentará el instrumento.

Hoy hay en el mercado 24 SGR que manejan un fondo de garantía promedio de $ 840 millones cada una y que agrupan a unas 11.000 Pyme asociadas.

En la Bolsa creen que una vez implementado, el instrumento tendrá buena recepción entre los empresarios. Pero no sólo estará destinado a ellos: en la entidad, piensan que toda persona de hecho, sociedades de responsabilidad limitada y sociedades anónimas podrán utilizarlos.

Una fuente del sector de las SGR , subrayó el “efecto benéfico” que tendrá el pagaré bursátil entre las Pyme “ya que existe un número importante que necesita recursos a corto plazo y no pueden conseguirlo en el sistema bancario”.

Comentá la nota