Gobierno boliviano vincula a detenidos por intento de magnicidio a Evo con la oposición

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, afirmó que tres personas muertas el miércoles y otras dos detenidas, acusadas de haber planeado asesinar al presidente Evo Morales, tenían vínculos con autoridades provinciales opositoras al gobierno central.
"Algunas autoridades estuvieron con ellos en una pequeña parrillada, ellos (por funcionarios del gobierno del departamento Santa Cruz) saben quiénes son", sostuvo García Linera en declaraciones a la televisora estatal.

García Linera no reveló la identidad de las autoridades que, según él, tuvieron nexos con los presuntos terroristas.

Grupos de élite de la policía boliviana abatieron el miércoles pasado al boliviano Eduardo Rózsa Flores, el rumano Mayarosi Ariad y el irlandés Duayer Michael Martin, a los que el gobierno vinculó con varios atentados terroristas, entre ellos el ocurrido 48 horas antes en la casa del cardenal Julio Terrazas, informó la agencia noticiosa estatal ABI.

Asimismo, detuvo al boliviano Mario Fardig Astorga y al húngaro Elot Toazo, quienes desde el sábado cumplen prisión preventiva en una cárcel de La Paz, imputados por la justicia de haber pretendido atentar contra Morales.

El vicepresidente aseguró que existen computadoras y documentación confidencial de los vínculos de los presuntos terroristas con empresarios del oriente de Bolivia, ahora analizada por un juez y un fiscal de La Paz.

"Las fotos son reales, el dinero es real, las reuniones fueron reales, los llamados telefónicos son reales, los contactos son reales, y no digieren (los opositores de Morales) que les hemos pescado", manifestó.

García Linera insistió en señalar que los presuntos mercenarios pretendían generar caos y violencia en el país.

"El Estado está en riesgo, y lo sigue estando, hay más gente armada, hay extranjeros y

bolivianos sueltos, y hay ideólogos que salen en las páginas de sociales de los diarios, hay armamento sofisticado y hay otras células", dijo.

Agregó que existe "una estructura terrorista macabra que pretende ensangrentar a los bolivianos, y atentar contra el presidente Evo Morales".

También señaló que grupos de terroristas europeos, sudamericanos y bolivianos visitaron haciendas instaladas en Trinidad, Riberalta, Alto Parapetí, Cobija y Santa Cruz. "Ha habido varias reuniones en los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando", indicó.

Según García Linera, una de las células de los presuntos mercenarios extranjeros contratados por opositores a Morales hizo un seguimiento de las actividades del presidente en una concentración de indígenas guaraníes en Alto Parapetí y de una reunión de ministros en una travesía reciente por el lago Titicaca.

"Hay registros de que pretendían liquidar a todos juntos cuando los ministros y el presidente Morales navegaban el lago Titicaca", precisó García Linera.

Comentá la nota