El gobierno de Bolivia analiza si adelanta las elecciones generales

El gobierno de Bolivia analiza si adelanta las elecciones generales
Es tras el referendo constitucional del domingo que apoyó la reelección presidencial.
El día después de la aprobación de la nueva Constitución, cuando los bolivianos aún tenían sus dedos manchados con la tinta indeleble usada para evitar la doble votación, el gobierno comenzó rápidamente a diseñar su estrategia para aplicar la nueva Carta Magna. La tarea, que no se presenta fácil, comenzará a ser discutida hoy por Evo Morales con su gabinete. Pero el gobierno ya analiza la posibilidad de adelantar el llamado a elecciones generales, previstas inicialmente para diciembre próximo.

Hay unos 100 artículos de la Constitución aprobada ayer que pueden comenzar a ser aplicados de inmediato. No ocurre lo mismo con los otros 300 que necesitan leyes del Congreso y que deberán ser aprobadas por la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional que reemplazará al actual Parlamento. De ahí que la principal preocupación por estos días sea la redacción de una ley electoral para elegir Presidente y Congreso en diciembre de 2009, y gobernadores en 2010.

"El pueblo derrotó a todos los vendepatrias", declaró ayer el primer mandatario, cuya posibilidad de ser reelecto quedó aprobada ayer en el referendo constitucional cuando triunfó el "Sí" por el 62% de los votos. Morales respondió asimismo a los dirigentes autonomistas de Santa Cruz, que reclaman un "gran pacto nacional": "El verdadero pacto es la nueva Constitución, que no es para el Evo sino para la gente abandonada".

Ayer, un sector del bloque parlamentario oficialista adelantó que está dispuesto a acortar sus mandatos para que las elecciones se adelanten a mitad de 2009. "No hay nada seguro, pero hay algunos sectores del MAS que están con esa posición", le dijo a Clarín una fuente parlamentaria. Y aunque desde el Palacio Quemado se habla de "posiciones personales", el tema está en el aire. Aunque no resultará fácil, dado que debe ser el actual Congreso el que modifique la disposición transitoria de la nueva Carta Magna, el adelantamiento tiene al menos dos ventajas. No le daría margen a la oposición para encontrar un candidato, hoy inexistente. Y, además, posibilitaría la previsible reelección de Evo Morales antes de que pegue fuerte la crisis económica mundial, que ya comenzó a golpear a la minería y las exportaciones de gas, fuente de la caja que permite las políticas sociales estrellas de la "revolución democrática y cultural". También el dirigente cocalero Asterio Romero apoyó esta vía para una aplicación más rápida de la nueva Carta Magna.

Pero la materialización de la letra de la nueva Constitución tiene otros laberintos que aún deben sortearse. Para incluir a los nueve departamentos en el nuevo régimen autonómico que reemplazó al tradicional centralismo paceño, deben realizarse referendos en las regiones donde el "No" a la autonomía triunfó en la consulta de 2006. Es decir, La Paz, Oruro, Potosí, Chuquisaca y Cochabamba."El texto deja muchas ventanas abiertas, lo que va a traer muchos problemas al Parlamento para su aplicación", advirtió ayer el Colegio de Abogados.

"Si el Occidente (del país) ha decidido vivir con el socialismo chavista no vamos a criticarlo. Pero la otra mitad del país ha dicho 'No' a la Constitución y un presidente debe gobernar para todos", insistió el líder autonomista cruceño Branko Marinkovic. Los indígenas del oriente boliviano, que se sienten ganadores, anunciaron que comenzarán a aplicar sus autonomías, mientras analistas conservadores advertían sobre los efectos del masivo apoyo -con el 80% de los votos- a la moción que limita a 5.000 hectáreas las propiedades agrarias. Temen una ola de toma de tierras amparados en esta disposición que no es retroactiva.

Como símbolo de los nuevos tiempos en el Norte, EE.UU. felicitó ayer a La Paz y se ofreció a trabajar con el presidente Morales. "Felicitamos al pueblo boliviano por el referéndum", dijo Robert Wood, un portavoz del Departamento de Estado. "Estamos deseando trabajar con el gobierno boliviano de forma que podamos promover la democracia y la prosperidad", afirmó. Preguntado si el referéndum ha reforzado la democracia, Wood respondió que un proceso democrático libre y justo ciertamente contribuye positivamente a ese fin.

Comentá la nota