El gobierno de Binner define como "primordial" a la reforma tributaria

El ministro de Economía, Angel Sciara, advirtió que "aun creciendo a determinado nivel, los ingresos que está percibiendo la provincia no son suficientes para financiar los compromisos que debe afrontar". En tal sentido, agregó que "hace tiempo los gastos vienen incrementándose más que los recursos. Esto lleva a que para en 2010 tengamos un déficit estimado de 2.000 millones de pesos".
En ese marco, Sciara señaló que el proceso de armonización tributaria que impulsa el gobierno es "primordial" para financiar ese déficit. Según precisó el ministro, permitiría disponer de 1.200 millones de pesos de ingresos adicionales.

En cuanto a la porción restante del déficit proyectado, el titular de la cartera económica indicó que se cubrirá con "los instrumentos que la Nación defina para financiar al conjunto de las provincias".

Con Boudou. Según adelantó el titular de la cartera económica, el miércoles próximo, el ministerio de Economía de la Nación citó a los responsables provinciales del área a una reunión de la Comisión de Responsabilidad Fiscal.

"Esperamos poder tener un intercambio con el ministro (Amado) Boudou para ver cuáles son las acciones que la Nación está diseñando para contribuir a la financiación de los desequilibrios en las provincias, que son generalizados", confió Sciara, quien también planteará a su par nacional "la situación de Santa Fe y los mecanismos que se podrían establecer en forma conjunta para superar esta situación deficitaria".

Consultado en ese sentido, el ministro precisó que entre las alternativas vigentes se encuentran la posibilidad de acceder a adelantos de coparticipación o al Programa de Asistencia Financiera (PAF) implementado por el gobierno nacional.

"La provincia de Santa Fe nunca recurrió a ninguno de esos instrumentos", aclaró Sciara. "Por el contrario, este gobierno paga en tiempo y forma los créditos tomados por otras administraciones, que en su momento fueron destinados a financiar gasto corriente o para poner al Banco de Santa Fe en condiciones para ser privatizado", recordó.

"También queremos hablar con Boudou de los temas que nosotros cuestionamos ante la Corte Suprema", anticipó Sciara.

Detracciones. La provincia de Santa Fe tiene en curso tres reclamos que tienen que ver con distintos tipos de detracciones que el gobierno nacional hace sobre la masa de recursos coparticipables: uno referido al impuesto al cheque (según se estima, involucraría unos 1.200 millones de pesos); otro, a los fondos que se destinan a la financiación de la Ansés (2.000 millones), y un tercero, vinculado a los recursos para financiar el fondo de autarquía de la Afip (800 millones).

Además, desde 2006, la provincia dejó de recibir los fondos comprometidos por el gobierno central para cubrir el déficit de la Caja Provisional pese a estar incluidos en los sucesivos presupuestos nacionales (a fin de este año serán más de 400 millones de pesos).

Erogaciones. "Nadie puede decir que la estructura del gasto público fue creada por esta gestión; es histórica en la provincia y la tendría cualquier gobierno", aseguró el ministro de Economía, al tiempo que detalló que el 78 por ciento de las erogaciones del Estado corresponden a salarios y coparticipación a municipios y comunas.

"Si a eso le agregamos gastos no rígidos pero imprescindibles para seguridad, salud, desarrollo social y educación, llegamos al 93 por ciento. Queda el 7 por ciento, la única porción flexible y allí está contenida la obra pública", precisó.

Con respecto a la incidencia de los salarios en la composición del gasto público, el ministro dio cuenta del monto que involucró la suma de las últimas recomposiciones.

"La anterior administración blanqueó a fines de 2007 los salarios que venía pagando en negro y otorgó una pequeña recomposición salarial, que tuvimos que afrontar nosotros. A su vez, este gobierno otorgó aumentos en 2008 y 2009. Pasamos de una masa salarial de 4.400 millones de pesos en 2007 a más de 7.000 millones en 2009", indicó.

"Eso tiene una repercusión enorme sobre la masa de gastos corrientes, con recursos que no están estancados, pero sí tienen un crecimiento menor que el de los gastos. Esta situación se viene dando desde 2004 en adelante, no es un problema de ahora. Por esa razón, el superávit máximo de 2004 se hizo déficit en 2007. No entender este comportamiento histórico estructural y achacar el déficit a un problema de la coyuntura o a la creación de tres ministerios es un despropósito, es poco serio", opinó.

Por último, Sciara recordó que "en 2006 y 2007 la provincia no cumplió con el nivel de gastos permitidos respecto al producto y tuvo que pedir una dispensa al Comité de Responsabilidad Fiscal, es decir, explicarle al Estado nacional por qué la provincia no había cumplido con lo que entonces exigía la ley de responsabilidad fiscal".

Comentá la nota