El Gobierno avanza en la eliminación del Obispado castrense

El embajador argentino ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero, confirmó que el Gobierno avanzará en la eliminación del Obispado castrense.
Cafiero aseguró que se trata de una estructura "que no responde" a las necesidades actuales del país.

"Si hay situaciones en las que hace falta tener a alguien en alguna misión en la que se requiera ayuda espiritual se tendrá, pero no sostener toda una estructura para mantener algo que no responde a la realidad", sostuvo Cafiero.

Agregó que el Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner está "en condiciones de replantear cómo debería reorganizarse el servicio religioso en el plano militar".

La situación de la Vicaría castrense es el último tema que deben resolver la Casa Rosada y la Santa Sede, luego de una larga serie de desencuentros iniciados precisamente por declaraciones del ex obispo militar Antonio Baseotto.

Cafiero dijo que "no van a faltar capellanes" en los destinos que los precisan, pero aclaró que ya no habrá más una estructura religiosa militar dependiente de un obispo.

El proyecto del Gobierno no es bien recibido en la Santa Sede, que pretende conservar esa estructura, dijeron en reiteradas oportunidades fuentes eclesiásticas.

De todos modos, Cafiero indicó que en los últimos meses "se robustecio el diálogo con el vaticano" y no descartó una visita de la presidenta Cristina Kirchner al Papa Benedicto XVI.

Comentá la nota