El Gobierno les aumenta los recursos a las obras sociales

El Gobierno les aumenta los recursos a las obras sociales
Elevará 30% el monto mínimo garantizado por cada beneficiario. Se financia con parte de los $ 3.000 millones de un fondo que administra la Casa Rosada. Fue el que generó la pelea entre Moyano y la ex ministra de Salud Graciela Ocaña.
En medio de la disputa que volvió a aflorar en las últimas semanas entre el sindicalismo peronista y algunas agrupaciones gremiales de izquierda, el Gobierno tuvo un gesto inequívoco de respaldo hacia sus aliados más tradicionales.

El guiño consiste en aumentar casi 30% a partir de diciembre el piso mínimo garantizado que reciben las obras sociales por cada beneficiario. Inicialmente, se había barajado un reajuste de 25%, pero fue reconsiderado a último momento según le confirmó a Clarín el Superintendente de Servicios de Salud, Ricardo Bellagio.

Según el funcionario, la decisión se debe a que creció más que lo previsto la recaudación del Fondo Solidario de Redistribución (FSR) que financia esa garantía.

Pero también pesó el hecho de que el Gobierno tiene retenidos de ese Fondo unos $ 3.000 millones que pertenecen a las obras sociales. Y con ese incremento del mínimo garantizado, y otras medidas que están en estudio, buscaría ir achicando la deuda que reclaman los sindicatos. El principal gestor ante la Casa Rosada para ir desagotando esa deuda es el jefe de la CGT, Hugo Moyano, quien se reunió en varias oportunidades con la presidenta Cristina Kirchner por este tema.

Esa garantía mensual por cada beneficiario, de acuerdo a la estructura del sistema, está a cargo del FSR que se nutre de un porcentaje de las contribuciones y aportes de los afiliados. Por eso lo que recauda este Fondo no es del Gobierno sino del sistema de obras sociales.

El piso garantizado significa que dicho Fondo le transfiere a las obras sociales la diferencia entre lo que recaudan de sus afiliados y los valores mínimos garantizados. Y en caso del PAMI transfiere por cada afiliado de la obra social de los jubilados que se atiende directamente a través de una obra social.

Ese valor mínimo se determina según el sexo y "riesgo médico" de los afiliados y beneficiarios del sistema, con el criterio de que el gasto en salud varía según el género y las edades. Así, para los menores de 14 años el piso subirá de 28 a 36 pesos. Entre 15 y 49 años de 44 a 57 pesos para el varón y de 52 a 67 pesos para las mujeres. Y entre 50 y 64 años de 52 a 67 pesos para ambos sexos. Por encima de 65 años, el incremento será 114,50 a 148 pesos. Los nuevos valores regirán desde diciembre próximo. Así el valor mínimo para una familia tipo (matrimonio y dos hijos menores) será de $ 196. De este modo, las obras sociales que recaudan menos de ese valor deben recibir del Fondo la diferencia.

Con este aumento el Fondo debería acumular menores excedentes. De todas maneras, ese Fondo cuenta con un saldo de más de $ 3.000 millones que las obras sociales reclaman que sean distribuidos entre las entidades, de acuerdo a lo que fija la ley que regula el sistema. ¿Cómo y por qué se generó ese deuda de semejante magnitud? La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) deposita en esa cuenta especial todos los meses, según los niveles salariales, entre el 10 y 20% de los aportes y las contribuciones que hacen los afiliados y los empleadores a las obras sociales. Pero como desde hace tiempo ese dinero fue incluido en el Presupuesto Nacional, el Gobierno no distribuye automáticamente todo lo que ingresa sino una suma menor y que fija a través de la partida que le asigna a la Administración de Programas Especiales (APE).

El Fondo de Redistribución Social financia los valores mínimos garantizados y los tratamientos de alta complejidad por medio de la APE. Para el año próximo, según el Presupuesto 2010 recientemente aprobado en el Congreso, la APE contará con $ 1.050 millones.

El manejo de esta porción de los recursos del FSR fue el que desató la pelea entre Hugo Moyano y la ahora ex ministra de Salud Graciela Ocaña. La puja se resolvió con la salida de la ministra del Gobierno, que fue reemplazada por Juan Manzur al frente de la cartera de Salud. Y a principios de este mes, Daniel Colombo Russell, apoderado del gremio de Camioneros, fue designado gerente general de la Administración de Programas Especiales.

Este año, el Presupuesto de la APE es de $ 938 millones, cuando se estima que la recaudación del Fondo superará los $ 2.000 millones. En 2010 se estima que el Fondo podría recaudar más de 2.500 millones de pesos.

Comentá la nota