El gobierno asume desafío de achicar el pago a los estatales en una semana durante el primer semestre

La provincia reducirá a una semana el cronograma de pagos de los salarios durante el primer semestre del año, mientras que en la segunda mitad del año estudiarán, siempre y cuando la economía mejore lo suficiente, las posibilidades de acordar una recomposición para los empleados públicos.

También se acortará notablemente el tiempo que esperan los proveedores para cobrar los servicios y bienes que le venden al Estado chaqueño.

El ministro de Economía del Chaco, Eduardo Aguilar, señaló ayer que la Provincia proyectó reducir, en los primeros seis meses del año, a sólo 7 días el pago de los haberes, que actualmente representa unos 255 millones de pesos por mes.

"Durante la crisis debimos hacer esfuerzos para poder manejarnos sin tomar deuda ni incrementar las alícuotas de los impuestos provinciales", explicó el ministro de Economía durante una entrevista con NORTE.

"Entendemos que algunos reclamos por el diferimiento del pago son genuinos, fue un sacrificio que debimos hacer todos: el Gobierno, los empleados y los empresarios", agregó.

El cronograma salarial se estiró a casi todo el mes, los empleados públicos con haberes superiores a los 4.000 pesos también se atrasaron para pagar sus cuentas, generando consecuencias severas en la cadena de pagos. A su vez la Provincia debió diferir el pago de proveedores incrementado el tiempo de espera para cobrar.

Aguilar aseguró que este escenario crítico no estará presente durante este año y progresivamente se volverá a la normalidad. Pero para esto debe haber un crecimiento económico, algo que aún está en duda.

Las prioridades fiscales son dos: pago de salarios y a proveedores, incluido los prestadores del Insssep. El resto de los temas pendientes quedarán agendados para el segundo semestre.

Para el ministro el repunte de la economía en un 4 por ciento permitirá incrementar los ingresos del Chaco de tal forma que en poco tiempo más se reduzca la deuda con los proveedores y se cancele los sueldos en los primeros días de cada mes.

Este crecimiento de recursos financiará a la caja provincial con 5.500 millones de pesos en rentas generales y a fin de año quedarían más $ 100 millones de superávit fiscal. Una meta mucha más que austera.

Aguilar confió que las medidas fiscales y financieras tengan un efecto positivo en el sector privado de la economía, algo que permitiría mantener el ritmo de creación de puestos de empleo formal.

Negociación con el Nación

Los funcionarios chaqueños están trabajando para que la Nación refinancie el 87 por ciento de los servicios de deuda que vencen este año lo que representaría más de 460 millones de pesos en asistencia financiera. Una de las fuentes financieras más importantes que tiene la provincia es la refinanciación de los pasivos que vencen este año con una asistencia financiera de la Nación.

"La negociación con la Nación se esta desarrollando con la Nación. Habitualmente no tarda más de un mes, mes y medio. Ya enviamos los números para conciliar técnicamente la asistencia financiera", comentó el ministro de Economía.

De acuerdo con la información que en su momento dieron los técnicos de la Nación, se espera que este año la Nación ofrezca refinancie un stock más grande de deuda provincial.

Deuda abultada

La deuda chaqueña consolidada, hoy por encima de los 4.700 millones de pesos, es un lastre enorme que impediría tomar empréstitos a bajo interés en los mercados internacionales de financiamiento.

El peso de la deuda fue uno de los motivos por los cuales el Chaco no analizó ni alianza recurrir endeudamientos para financiar el gasto primario, sobre todo el pago de los salarios.

Comentá la nota