El Gobierno se aseguró los pesos para 2009, pero le faltan dólares

Es por la caída que se espera en el superávit de la balanza comercial.
Con las medidas de blanqueo de capitales y la moratoria masiva para todo tipo de tributos que el Ejecutivo giró al Congreso, más la estatización de los fondos de jubilación privados y la Ley de Presupuesto, el Gobierno se asegura los pesos que necesita para cerrar su brecha de financiamiento en el 2009.

Sin embargo, ahora la lupa se enfoca en cómo se concretarán los pagos, ya que el Ejecutivo tendría dificultades para conseguir los dólares que deberá comprar para pagar deudas, en un año en el que se prevé una menor actividad y una fuerte caída en las exportaciones.

Ante ese escenario, las opciones son: utilizar la reservas para cubrir el bache o bien, dejar que el dólar se deslice para aumentar la competitividad y apuntalar las ventas externas y frenar las importaciones.

Los analistas despejan dudas sobre la caja fiscal, pero tanto abanico de medidas terminó por marearlos un poco: si bien prácticamente todos coinciden en que la brecha financiera estaría cerrada, lo hacen con diversos supuestos, que pueden cambiar completamente la ecuación de los dólares que necesitará la Argentina para pagar.

Algunos dan por descontado el anunciado canje de Préstamos Garantizados, si bien por el momento hay silencio de radio del lado oficial (ver pág. 6). Otros, que ven un panorama de mercados complicado, apuestan a una combinación de uso de reservas, apreciación del dólar, y el uso de los depósitos públicos del Banco Nación que habilitó la nueva Ley de presupuesto para el año próximo.

Desde el Estudio Bein sostienen que la moratoria y el blanqueo podría darle al Fisco oxígeno por 8.000 millones de pesos, que se sumarían a los cerca de 13.000 millones que aportarían los flujos que iban a las AFJP. La estimación se basa en experiencias de perdones de deuda pasados, si bien poco se espera por el lado del blanqueo.

"De los cerca de 20.000 millones de dólares en necesidades de financiamiento, le quedaría a la Argentina por cubrir un poco más de 1.000 millones de dólares, considera Marina dal Poggetto, que incluye el supuesto del canje de Préstamos Garantizados y la recuperación de activos en manos de las AFJP. La economista reconoce que se podría saldar la diferencia "con o sin canje", apelando a los cambios introducidos en el Presupuesto, que dieron mayor capacidad prestable al Central y le otorgó al Banco Nación la venia para prestarle hasta 30% del valor de los depósitos públicos. "Con reservas o con crowding out (el Estado acapara el crédito en detrimento del sector privado) se cierra el año", consideró.

A diferencia de Dal Poggetto, el consultor Hernán Hirsch no computa el canje de deuda pero sí da por descontado el uso de los fondos del Nación. "El Gobierno llega a financiarse, aun sin el canje, pero el problema es que le van a faltar dólares, por las menores exportaciones".

Hirsch calcula que los menores ingresos por el efecto-precio en la soja (ya cotiza por debajo de los US$ 300 la tonelada) y el petróleo más las menores ventas externas en manufacturas industriales de la rama automotriz harían caer el excedente de la balanza comercial desde los 14.000 millones de dólares esperados en 2008 a 3.000 millones en 2009.

Esta situación haría que el Gobierno tenga "una brecha en divisas de hasta 7.000 millones de dólares", según sus cálculos. "Si no entran por exportaciones, las opciones son perder reservas, o devaluar para generar mayor competitividad", explica.

Sin embargo otras estimaciones son mucho menos pesimistas y hacen llegar el superávit de la balanza comercial hasta US$ 7.000 millones, lo que achicaría drásticamente el faltante de divisas.

Al respecto, el Central estuvo dejando que el dólar suba un poco, administrando los movimientos de la divisa. Si bien el alza del billete representa para el Gobierno un costo mayor en términos de deuda en dólares, lograría darles impulso a las exportaciones que, además de traer divisas genuinas, redundarán en mayor recaudación por retenciones.

Comentá la nota