Gobierno asegura que La Rioja está cerca de lograr el equilibrio fiscal

La disminución de los fondos de coparticipación federal está afectando el pago de los sueldos a los agentes del Estado en por lo menos cinco provincias. Otras, ensayan nuevas estrategias para contener las cuentas públicas. La Rioja tiene las obligaciones salariales al día y el gobierno busca lograr el equilibrio fiscal.
El diario La Nación, en su edición del domingo pasado, publica un artículo en tapa sobre los problemas que está acarreando en el interior del país la caída de la recaudación de impuestos y titula: "El déficit de las provincias ya afecta el pago de sueldos".

En ese informe indica que cinco distritos abonaron con retraso o en forma escalonada las obligaciones salariales; y que el rojo fiscal llegaría a los 11 mil millones de pesos.

En este sentido, hace un mapa de la deuda sobre la base de datos estimados del 2009 y coloca a La Rioja entre las cuatro provincias que están más cerca de lograr el equilibrio fiscal. En este grupo están también Corrientes, Formosa y Salta; y en otro con posibilidades también de llegar al equilibrio fiscal, menciona a San Luis, San Juan, Chubut y Santiago del Estero.

Recientemente, el diario Clarín publicó un informe económico en el que se mostró a la provincia de La Rioja entre las ocho mejores administradas del país.

Desde que asumió el cargo, el gobernador Beder Herrera se refirió a la cuestión económico-financiera de la Provincia señalando siempre la necesidad de contener el gasto para poder priorizar el pago de salarios y el mantenimiento de los servicios esenciales.

"Estoy sentado sobre la caja", dice el Gobernador para reflejar cómo administrar un Estado que depende absolutamente de los fondos nacionales. Con otros términos, el ministro de Hacienda, Ricardo Guerra considera que el manejo prudente de las finanzas provinciales, le permite a la administración de Beder Herrera no sólo pagar en tiempo y forma las obligaciones salariales -–alrededor de 70 mil entre salarios estatales, contratos, becas y planes sociales-- sino también garantizar ese pago en todo el ejercicio 2009.

No hay superávit, por el contrario, hay un déficit que en el primer semestre es de cerca de 100 millones de pesos, pero "La Rioja es uno de los pocos Estados en que no hubo atrasos en el pago de sueldos y, además, pagó en forma adelantada el aguinaldo de mitad de año", destacaron fuentes oficiales.

Ahora, el desafío inmediato es lograr -–estarían muy avanzadas las gestiones-- la incorporación de los 400 millones (actualizados serían 500 millones) de fondos extracoparticipación en el Presupuesto del próximo año, para lograr si el ansiado equilibrio fiscal. Hará falta un muy buen trabajo de "lobby" en el Congreso de parte de los legisladores nacionales riojanos y, seguramente, también el manejo político del Gobernador que el jueves se reunirá con la Presidenta con este tema entre los prioritarios.

EL PROBLEMA EN OTRAS PROVINCIAS

El informe del matutino porteño indica que Río Negro sólo pagó aguinaldos a un tercio de los empleados públicos, y Neuquén, que prometió efectivizar la segunda cuota el 21 de este mes. En una situación similar están Tierra del Fuego, que acaba de depositar 2000 pesos en concepto de "adelanto a cuenta del sueldo" de los haberes de julio, y Jujuy, que todavía no dio a conocer el cronograma de pago de los salarios del último mes. También Chaco realizó depósitos escalonados de salarios hasta los $ 4000 y demoró el pago a los contratados.

Pero ésas no son las únicas provincias en problemas y varias ensayan nuevas estrategias para contener las cuentas públicas. Santa Fe tuvo suspendido por 120 días el pago de certificados de obra pública y otras provincias dejaron de cumplir con proveedores y contratistas, o suspendieron las obras.

Mendoza, en cambio, hizo un drástico recorte del gasto. Congeló sueldos, horas extras, postergó licitaciones y compras y hasta limitó el uso de aviones a funcionarios para ahorrar $ 150 millones, mientras en Misiones algunas municipalidades, como El dorado, pagan parte de los salarios en bonos alimentarios.

El problema fiscal de las provincias obedece a muchas causas, pero en los últimos años se incrementó por la reducción de los fondos que la Nación remite vía coparticipación.

El problema fiscal quedó ahora en evidencia por la desaceleración del crecimiento de la recaudación tributaria nacional y provincial, producto de la crisis internacional, la caída de la actividad económica y la desaceleración de las exportaciones.

A eso hay que sumar el aumento del gasto público por el año electoral, la presión sobre los salarios públicos, las deudas que arrastran las administraciones locales y la falta de acceso al crédito internacional.

Para Luciana Díaz Frers, directora de Política Fiscal del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el cese de actividad económica "empezó con la crisis financiera internacional, siguió con el parate propio de las épocas de elecciones y se agregó el que provocó la gripe A".

Díaz Frers mencionó el enorme peso de los salarios en las provincias, que desde los 90 deben pagar todos los sueldos del personal de educación, salud, seguridad y justicia.

"El atraso de lo sueldos es simplemente porque no tienen efectivo para hacerlo hoy. Apuestan a que el Gobierno termine cediendo recursos", agregó Frigerio.

Hacia el futuro, Jorge Colina, economista del Instituto para el Desarrollo Social (Idesa), predijo que "si la Nación no las asiste, las provincias van a volver a los bonos o cuasi monedas para financiarse".

Comentá la nota