El Gobierno asegura que la lucha antigranizo opera con normalidad

El Gobierno asegura que la lucha antigranizo opera con normalidad
Afirmaron que el sistema está operativo y con todos los insumos que se requieren, bengalas y cartuchos, inclusive para los próximos dos meses. En 2009 se gastaron cerca de $ 12 millones, sin contar salarios.
El mix de calor y humedad que acarrea el verano amenaza con incrementar las tormentas graniceras, y por cierto, dejar sus severas secuelas en los cultivos mendocinos.

Sin embargo, el mal tiempo no debería preocupar por demás a los productores locales, ya que el titular de la Dirección de Agricultura y Contingencia Climáticas de la provincia (DACC), Raúl Besa advirtió que "el sistema activo de lucha antigranizo está operativo y con todos los insumos que se requieren para operar", quién, inclusive agregó que "tenemos en stock la demanda de materiales (bengalas y cartuchos) inclusive para los próximos 2 meses".

En sintonía, Aníbal Rodríguez, presidente del Bloque de Senadores del Confe, señaló que "andamos medianamente bien con el sistema activo de lucha antigranizo, siempre se requiere de más plata, pero como en todas las áreas".

A contramano, Roberto Pradines, diputado provincial del Partido Demócrata, se quejó y disparó que "la implementación del sistema de lucha activa no es la correcta, ya que no se cuenta con los aviones adecuados, ni con los manuales técnicos y los científicos que los apliquen".

Puntualmente, para llevar adelante la lucha activa para 2009 se requirieron cerca de $ 12 millones, en tanto que para el presupuesto 2010 el gobierno de Mendoza ha estimado que se necesitará un monto mayor, unos $ 15,5 millones (ambas cifras sin incluir los salarios para los operarios del sistema).

Esto, como consecuencia de que "los materiales son importados, al igual que muchos repuestos, que este año cuestan más" señaló Besa.

Tal como se adelantó en la edición de Los Andes de ayer, en este momento el Gobierno provincial dispone de 2 de los 4 aviones para emprender la lucha activa. Aunque Besa explicó que "uno de los aviones que faltan estará listo a más tardar mañana ya que está en mantenimiento su instrumental y el otro, en aproximadamente unos 20 días, cuando los dos motores que están en Buenos Aires estén a punto".

Respecto a este tema Pradines acotó que "las naves que compró la provincia son viejas y no estaban en buen estado por lo que nunca han estado operativas las 4 juntas. En estas condiciones es imposible mitigar con efectividad las tormentas graniceras de Mendoza", sentenció.

Vale destacar que en el proyecto de presupuesto general de la provincia para 2010, se ha previsto el alquiler de un avión adicional para la lucha activa. Por cierto, una de la promesas de Celso Jaque cuando asumió como gobernador y que no pudo concretarse en los primeros años de su gestión. "La idea es que sea complementario a los otros aviones y permita sembrar más nubes en el mismo tiempo", explicó Besa. En tanto que Pradines puntualizó que "el alquiler se ha estimado en U$S 450 mil dólares por temporada".

Vale recordar que la defensa activa contra el granizo, a través de la siembra de nubes por aviones, como por generadores en superficie, es una de las patas del sistema integral de la lucha contra este fenómeno climático. Ya que este último incluye, además, la defensa pasiva, que es un incentivo a los productores para la colocación de malla antigranizo, como la gestión del riesgo agrícola para la compensación por los daños ocasionados por las contingencias climáticas, entre otros más.

Puntualmente, la lucha activa suma en total unos 34 operarios, de los cuales 24 son comandantes y copilotos, y el resto se dedica a las tareas de mantenimiento, operaciones, coordinación, etc. Respecto a este punto, Rodríguez dijo que "hay una deuda pendiente con los pilotos respecto al mecanismo actual de contratación, que es por locación de servicios. Lo que hace que se renueve permanentemente el personal".

Además, a disposición de la defensa activa, hay 3 radares meteorológicos fijos, ubicados en San Martín, Cruz Negra y Tunuyán. "El primero lo levantamos unos 10 metros en altura para cuidar la señal y hace 20 días que está en funcionamiento", dijo Besa. A estos radares se le suman 2 móviles de apoyo, uno en San Rafael y el otro en San Martín. Además se cuenta con una red de telecomunicaciones entre el Centro de Operaciones y los radares y con unas 24 estaciones meteorológicas.

Comentá la nota