El Gobierno asegura que ya inició gestiones con Caracas

El Gobierno asegura que ya inició gestiones con Caracas
Dicen que De Vido hizo contacto con Techint. Y que quieren actuar como con Sidor.
Aunque el Gobierno eligió manejarse con cautela tras la nacionalización en Venezuela de empresas siderúrgicas vinculadas al grupo Techint, trascendió que altos funcionarios realizaron gestiones con la administración de Hugo Chávez y la empresa de los Rocca.

Por lo pronto, el canciller Jorge Taiana estuvo ayer con la Cristina Fernández en la Casa Rosada conversando sobre este delicado asunto.

Fuentes gubernamentales aseguraron además que el ministro de Planificación Julio De Vido dialogó con Luis Betnaza (directivo de Techint y mano de derecha de Paolo Rocca) para evaluar las consecuencias de la drástica medida adoptada por Chávez. De Vido viene ejerciendo hace ya varios años una suerte de diplomacia paralela con Venezuela a la que realiza la Cancillería y parece que no habrá cambios en este sentido.

En el Gobierno, en realidad, hay una doble preocupación. Por un lado el nuevo avance del estado venzolano contra los intereses de una poderosa empresa argentina que ya debió enfrentar la estatización de Sidor (ver Con Sidor...).

Y también puso nervioso al poder las consecuencias políticas que estas nacionalizaciones a 36 días de las cruciales elecciones del 28 de junio. Una muestra fue la rápida reacción de los industriales argentinos y otras cámaras empresarias criticando la decisión venezolana. Los reclamos son también un tiro por elevación al Gobierno para que defienda a las empresas argentinas en el exterior, como lo hacen todos los países importantes del mundo, que siempre se esmeran por proteger el accionar de sus respectivas compañías.

El problema que tiene la presidenta Cristina Fernández es que ya desde los años de la administración de su marido Néstor Kirchner, la Argentina mantiene una relación privilegiada con Venezuela. Es que Hugo Chávez acudió en auxilio del gobierno argentino como prestamista de última instancia y con despachos urgentes de fuel oil para enfrentar los problemas energéticos.

Una muestra de la buena onda que recorre las relaciones entre los dos países fue la visita de Chávez de hace 8 días, con fin de semana incluido en la villa de El Calafate, junto al matrimonio Kirchner.

El hermetismo oficial impidió saber si Chávez anticipó la movida a Cristina. Pero en la conferencia del viernes 15 en la Rosada el caudillo advirtió que iba a continuar con las nacionalizaciones en el ramo petrolero y siderúrgico.

Comentá la nota