El Gobierno apura gestiones para instalar una papelera

El Gobierno apura gestiones para instalar una papelera

El ministro de Industria, Ignacio Osella, confirmó que “se gestiona la instalación de una papelera, pero aún no hay nada concreto”. El tema además forma parte de la agenda del presidente Mauricio Macri en su recorrida por el Foro Económico Mundial en Davos.

El Gobierno correntino vuelve a la carga por una papelera. Funcionarios provinciales han logrado que la Nación se comprometa a apoyar las gestiones para la radicación de una planta industrial de esa envergadura. Incluso el presidente Mauricio Macri llevó el tema al Foro Económico Mundial en Davos.

“Concretamente aún no hay nada. Nosotros siempre estamos buscando la posibilidad de una inversión así. Lo que se puede decir es que tenemos todo el apoyo del Gobierno nacional y que le enviamos a Macri un mail con todas las inversiones que se pueden concretar en Corrientes e incluimos la papelera para que lo debata en Davos”, dijo a El Litoral el ministro de Industria, Ignacio Osella. 

El funcionario insistió en aclarar que se trata de una papelera y no una pastera. “La idea es que se produzca papel marrón. Argentina tiene un déficit de 1.000 millones de dólares al año y desde el 80 no se instala una papelera en el país”, explicó.

“Hablamos de una inversión de miles de millones de dólares. Pero todavía no hay nada concreto. Corrientes necesita una industria de este tipo al ser la provincia con mayor cantidad de área forestal del país”, agregó.

Una de las compañías interesadas es la empresa Arauco, de origen chileno, que posee extensiones forestales en Corrientes y Misiones, y es propietaria de la papelera Alto Paraná en la provincia de Misiones.

Se trataría de una fábrica papelera de papel marrón y no pastera o planta de celulosa, que son más contaminantes.

Corrientes tiene 473 mil hectáreas forestales, según la Actualización del Inventario de Plantaciones Forestales de Corrientes 2015.

En el informe se destaca que la Mesopotamia, y en particular Corrientes, deberían encarar seriamente la necesidad de generar las condiciones para radicar un proyecto celulósico-papelero.

“La Mesopotamia como región y en particular la provincia de Corrientes, deberían encarar seriamente la necesidad de generar las condiciones para radicar un proyecto celulósico-papelero que le dé salida al volumen de madera que se acumula”, señala el informe.

Agrega que un proyecto celulósico-papelero daría un nuevo impulso a las plantaciones, traccionando el interés en forestar a través de la demanda de madera para uso industrial y el desarrollo de la actividad forestal primaria.

“Más que un desafío es una imperiosa necesidad”, se remarca en el inventario.

El proyecto actual se había activado años atrás y en un principio iba a ubicarse en Misiones, pero se resolvió hacerlo en la provincia de Corrientes, y tenía casi asegurada la inversión con financiamiento nacional.

Posteriormente recrudeció el conflicto con la pastera Botnia entre Argentina y Uruguay que terminó postergando el proyecto en Corrientes.

Coment� la nota