El Gobierno apura a los bancos para que bajen las tasas del crédito a pymes

El Gobierno apura a los bancos para que bajen las tasas del crédito a pymes
El Central discutió el costo actual del dinero con las principales entidades del mercado. Los adelantos de cuenta corriente son hoy la única línea de crédito con cierto dinamismo
Es el efecto de una "mano invisible", pero a un estilo más K. Desde el Gobierno y el BCRA empezaron a pedir a los bancos –cada uno a su manera– que concreten cuanto antes un objetivo de alto valor "electoral": una reducción en el costo de financiamiento que hoy ofrecen a las pymes que sugiera alguna promesa de reactivación.

El tema fue debatido en la sede del Central el miércoles pasado, en una ronda con ejecutivos de las principales entidades del mercado dedicada a revisar técnicamente los costos de intermediación que hoy tiene el sistema. El mensaje recibido en esa ocasión tuvo más tono de recomendación que de pedido. "Muchachos, ojo con la tasa de las pymes; ya sabemos quién está detrás, vigilándolas", señalaron desde la entidad, según contó a El Cronista el gerente financiero de una entidad privada. Desde un banco extranjero indicaron que hubo otros reclamos más directos: "Se nos está pidiendo que amoldemos las tasas pymes para ampliar las líneas que damos en este segmento. Están trabajando todos en el tema, y a lo largo de esta semana van a estar haciéndolo efectivo la gran mayoría", reconoció el ejecutivo de una entidad líder. "No es más que una actitud preelectoral; así lo tomamos nosotros y también el resto de los bancos", destacó.

Las tasas de las líneas de crédito investigadas hoy por el Gobierno se redujeron fuertemente en los últimos tres meses, según estimaciones del sector, al pasar de una banda de entre el 18% y 25%, a una actual de entre el 14% y el 20%. "Hubo un corrimiento de 400 puntos básicos, principalmente en lo que es corto plazo, y sobre todo en lo que es descuento de cheques, que son productos típicos de las pymes", explicó un banquero.

Las cifras que publica el BCRA sobre los préstamos, con una semana de rezago, muestran que los adelantos son hoy las únicas líneas del sistema que mantienen algún tipo de crecimiento, con una variación del 16% en lo que va del año (hasta el 12 de junio pasado), y frente al estancamiento que registran los prendarios, personales, hipotecarios y los destinados a titulares de tarjetas de crédito, en igual período (ver infografía).

Otros banqueros consultados por El Cronista, indicaron que no tenían conocimiento de una "acción concreta" del Gobierno o el Central para ajustar las tasas. Pero reconocieron que desde hace un mes, los técnicos del BCRA se encargaron de pedir a las entidades un informe detallado sobre las tasas y la estructura de costos que están teniendo en cuenta para establecerlas. "No es algo que el Central haya hecho consistentemente en el pasado. Si bien periódicamente debemos informarle el nivel de tasas, esto es una investigación más puntual para de estudiar más profundamente la competitividad del mercado de crédito", comentaron desde un banco líder.

Los ejecutivos consideran que, en las actuales condiciones, no existe mucho margen para acatar los mandatos oficiales, ya que el costo de captación del dinero es alto y no es el único que impacta. "Siempre se puede hacer algo; pero hay un límite, que es el rojo: el banco no va a terminar prestando a un spread mínimo", explicó el economista jefe de una entidad. Con él coincidió el gerente de banca empresas de otra compañía: "La tasa ya llegó a un piso; con los plazos fijos en el orden del 11% y 12%, no hay mucho recorrido para abajo", dijo. Pero admiten que en este segmento están casi obligados a emitir un gesto políticamente correcto que no esté ligado estrictamente a un criterio de rentabilidad.

Un camino para demostrar la adhesión a este objetivo podría ser la próxima licitación del Régimen de Bonificación de Tasas que hace la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, para la que el Gobierno dispondrá $ 200 millones.

Comentá la nota