El gobierno apuesta a la UCR para echar a Redrado

En el kirchnerismo deslizan que la semana próxima los radicales pedirán la renuncia de Redrado. Desde la UCR se limitan a afirmar que "el Congreso debe tratar el tema" pero no descartan dejar caer al titular del Central. "Nunca fue santo de nuestra devoción", dicen cerca del bloque de senadores de la UCR. A cambio exigen al Gobierno que permita revisar el decreto del Fondo del Bicentenario. Carrió y Macri ya salieron a cruzar un posible acuerdo.
Martín Redrado sabe, y lo expresa ante sus íntimos, que se irá tarde o temprano. Pero desde el gobierno nacional aseguran a LPO que la fecha será la semana que viene. ¿Por qué? Porque la UCR generará presión política para que así sea.

El cálculo que hacen cerca del ministro de Economía, Amado Boudou, es que no podrá resistir la presión pública y deberá alejarse del Central para que recaiga finalmente Mario Blejer.

Sin embargo, allegados a Redrado confiaron a este medio que por ahora no se alejará por dos motivos: uno que esperará a que el Congreso decida qué hacer con las reservas ya que, si como él espera, finalmente la oposición hace caer el Fondo del Bicentenario, recién ahí se iría. Por otro lado, porque salvo que la Cámara revoque la sentencia de primera instancia, la Justicia lo habilita a quedarse en su cargo.

La UCR juega

En este marco, la jugada del radicalismo parece haberse detenido luego de la denuncia de Elisa Carrió de un supuesto pacto con el gobierno.

Sin embargo, la idea que manejan por estas horas en la UCR es obligar a que el tema de la remoción de Redrado pase sí o sí por el Congreso, al igual que el debate por el uso de reservas. Lo que buscan los radicales es que actúe la comisión que estudia las remociones del Central que no se conformó porque el Senado no eligió autoridades.

Sí están los diputados: el kirchnerista Gustavo Marconato en la de Presupuesto, y Alfonso Prat Gay, de la Coalición en la de Finanzas más Julio Cobos quien la presidiría.

Por ello, la UCR quiere que "el Congreso actúe", tal como señalan, que se conforme esta comisión bicameral y, como el dictamen no es vinculante, se efectivice la salida de Redrado finalmente.

"No es una cuestión de que se vaya Redrado sino que los DNU se traten en el Congreso. Que se vaya Redrado es una cuestión menor", apunta una alta fuente del bloque de senadores radicales.

"Hay que ver por qué se debería ir o por qué no. Redrado nunca fue santo de nuestra devoción, nosotros defendemos la institución que es el Banco Central. Pero estamos abiertos al diálogo, no a un pacto como dijo Lilita", agrega la fuente cercana a Gerardo Morales y Ernesto Sanz.

"Mientras el gobierno no mueva un pelo, como hasta ahora, no apoyaremos la renuncia de Redrado si no pasa por el Congreso el tema del Central", completa, dejando explicitar la estrategia del histórico partido en el tema.

Sin ir más lejos, ayer el diputado nacional Ricardo Alfonsín dijo que Redrado debe dejar su lugar en el Banco Central porque ya existe un fallo que garantiza la no utilización de las reservas para el pago de deuda. "Si yo fuera Redrado, después de que la Justicia garantizara que no se pueden utilizar las reservas para el pago de la deuda, hubiera renunciado. Esto no puede seguir así por mucho tiempo", dijo el legislador.

Alfonsín aseguró que la solución definitiva al conflicto está en manos de la Presidenta, que debe convocar a sesiones extraordinarias para que "se solucione la situación de fondo", es decir, la creación del Fondo del Bicentenario.

Críticas renovadas de Carrió

Por su lado, la presidenta del bloque de diputados por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, aseguró hoy que es "importante" que el Congreso rechace los dos decretos presidenciales porque así "permitirá ratificar la autonomía del Banco Central" y dijo que ya quedó "despejado" el cruce que mantuvo con el radicalismo. Desde la CC, también juzgaron como "una muy buena noticia para la Argentina el levantamiento de las restricciones de las cuentas del Banco Central en Nueva York", según un comunicado firmado por los diputados Carrió, Alfonso Prat Gay, Adrián Pérez y Patricia Bullrich.

"Es importante que el Congreso rechace ambos DNU, tanto el que remueve a (Martín) Redrado como el que crea el Fondo del Bicentenario", razonó Carrió en diálogo con el canal C5N, que pidió que la presidenta Cristina Fernández convoque a sesiones extraordinarias y "busque la alternativa" para resolver el conflicto institucional.

Carrió insistió en que el espacio que lidera se opone "al apuro y los pactos no claros", pero allí se apuró por aclarar que el "cruce" que tuvo ayer con la UCR "quedó despejado" tras una conversación que mantuvo con su par radical Oscar Aguad, con quien "fijamos la estrategia en Diputados".

La legisladora denunció ayer un supuesto "pacto espurio" entre la UCR y el kirchnerismo para remover a Redrado a cambio de que se trate en el Congreso el uso de las reservas para el pago de la deuda.

En ese sentido, Carrió dijo que con Aguad "quedamos de acuerdo en que vamos a rechazar ambos DNU, en Diputados tenemos asegurado el rechazo", aunque dijo desconocer cuál es la situación en el Senado porque "los números son más ajustados" para la oposición.

Comentá la nota