El Gobierno apuesta a la energía nuclear y ya planea la construcción de Atucha III en la zona

La producción de energía a través de centrales nucleares forma parte de los objetivos del gobierno nacional, con dos unidades de generación en funcionamiento y Atucha II en construcción, mientras ya planea una cuarta central.
"Trabajamos en el proyecto de la cuarta central", confirmó el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, en oportunidad de visitar la semana pasada la obra de Atucha II, en Lima partido de Zárate.

El ministro, si bien no precisó dónde se emplazará la cuarta central, dijo que comenzará a construirse "en menos de un año, aguas abajo de las usinas de Atucha I y Atucha II".

En la actualidad, los especialistas del sector energético comenzaron a reivindicar el valor de la generación nuclear por la necesidad de contar con energía más limpia, segura y garantizada, al tiempo que van dejando atrás el concepto que se impuso en la década del 80 de "sucia, cara y peligrosa" tras el desastre de Chernobil (Ucrania) en 1986.

De Vido confirmó que la obra para terminar Atucha II (700MW), en el partido de Zárate, continua ejecutándose en los plazos fijados en el cronograma de trabajo.

El ex presidente Néstor Kirchner ordenó en 2006 continuar con la construcción de Atucha II, que estaba paralizada desde 1983, y en cuyo obrador están desde hace años depositadas 40.000 toneladas de materiales y equipos.

Al respecto, el titular del proyecto de reactivación y vicepresidente de Nucleoeléctrica Argentina (NASA) responsable de la obra, Horacio Antúnez, dijo que esos equipos "son perfectamente aptos para generar los 753 MW, de los que aportará 700 al sistema Interconectado nacional (SIN), porque el resto lo necesita para funcionar" y rechazó cuestionamientos a su antigüedad.

La turbina de la central consta de tres rotores, uno de alta presión y dos de baja que ya fueron colocados y en junio se procederá a la puesta a punto y cierre del reactor.

La terminación de esta obra, que tiene un costo de 1.800 millones de dólares, contribuirá a incrementar la oferta eléctrica del país y a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, como dióxido de carbono, por el uso de otros combustibles.

La entrada en operaciones de Atucha II, prevista para mediados de 2011, aumentará 3 por ciento la oferta de energía total del SIN y llevará a 9 por ciento el aporte de las centrales nucleares.

En su terminación también trabajan Electroingniería, a cargo del montaje de los distintos equipamientos nucleares, y técnicos de la empresa alemana Siemmens que se encuentran abocados a la instalación y actualización de los equipos.

Durante su visita a Atucha II, De Vido la identificó como "la mayor obra pública en ejecución en el país", debido a que trabajan en ella 5.600 personas, mientras que en equipamiento y horas hombre se invierten 1,5 millones de dólares diarios.

Otro elemento que muestra la decisión del gobierno nacional de avanzar en la materia es la reactivación de la planta de enriquecimiento de uranio de Pilcaniyeu, en la provincia de Río Negro.

Comentá la nota