El Gobierno anunció medidas a los ruralistas y bajó la tensión

El Gobierno anunció medidas a los ruralistas y bajó la tensión
Habrá incentivos para la producción de trigo, leche y carne, y para las economías regionales; según la Comisión de Enlace, que fue recibida por los ministros Randazzo y Giorgi, es un avance; volverán a reunirse el martes próximo
El Gobierno y el sector agropecuario lograron bajar ayer la tensión del conflicto que mantienen desde hace meses. Durante el esperado encuentro con la Comisión de Enlace, los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Producción, Débora Giorgi, detallaron una serie de medidas con las que la administración Kirchner buscará superar la caída de la producción de trigo, leche y carne, y de economías regionales. Las partes acordaron volver a reunirse el martes próximo.

Durante la reunión, Randazzo sorprendió a los ruralistas con un llamado a construir "caminos de encuentro" y a "bajar los niveles de locura". Los dirigentes del agro consideraron "insuficientes" los anuncios, pero destacaron que esas medidas van en la "dirección correcta". Insistieron, no obstante, en la necesidad de hablar de las retenciones a las exportaciones de granos. En una conferencia de prensa después de la reunión, Giorgi advirtió que en ese tema "no habrá cambios".

Esas diferencias llevaron a la oposición a mostrarse escéptica sobre la disposición del Gobierno a resolver el conflicto, que dominó buena parte de la agenda de ayer.

Por la mañana, durante un acto en la residencia de Olivos, la presidenta Cristina Kirchner les pidió a los productores agropecuarios que "tengan solidaridad con el resto de los argentinos". Casi simultáneamente, el grupo de productores entrerrianos que había tomado anteayer un banco abandonó la entidad. Y dos horas antes de la reunión, finalizó con concentraciones en las rutas y tractorazos el paro de cuatro días convocado por la Comisión de Enlace.

Terminada la reunión, que duró tres horas, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, no ocultó la expectativa generada en el sector. "Por fin podemos decir que empezamos una etapa de diálogo, pero no estamos conformes en los temas de soja y girasol", dijo el ruralista.

Anoche, los dirigentes medían la reacción de sus bases respecto de la negociación con el Gobierno, dado que las medidas anunciadas tienen diversos grados de impacto e incidencia. En el caso del trigo consisten en un subsidio directo a los molinos para que puedan pagar mejores precios por la materia prima a los productores, y la apertura "ordenada" de las exportaciones de granos. Para la leche, se anunció la eliminación de las retenciones a las exportaciones de lácteos; un subsidio de 10 centavos por litro de leche producida para los tambos pequeños, y otro para la cría de terneros holando-argentino, de 200 pesos por cabeza. La creación de este subsidio reemplazaría la construcción de feedlots para engordar hasta 200.000 terneros de tambo, una idea del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que la Presidenta anunció dos veces en los últimos tres meses.

En el caso de la ganadería, los ministros prometieron el envío al Congreso de un proyecto de una nueva ley federal de carnes y de otro que permita deducir del impuesto a las ganancias la producción de carne de novillos pesados cuando éstos superen los 400 kilos; subsidio de hasta 11.000 pesos a los ganaderos que, por la sequía, tuvieron que vender en malas condiciones sus terneros. Y para las economías regionales, el Gobierno prevé bajar las retenciones hasta el 50% a todos los productos siempre que los beneficiados sean pequeños productores.

Ninguno de los ministros detalló cómo se instrumentarán estas medidas, que según estimó Giorgi tendrán un costo fiscal total de 1300 millones de pesos. La mayoría de los anuncios, adelantadas por LA NACION el domingo pasado, habían sido parte de las conversaciones reservadas entre el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati. "Fue el principio de un trabajo, pero no estamos conformes. Lo importante fue que se miró para adelante y no para atrás", dijo anoche el ruralista.

En la reunión de ayer, no se habló de las causas de los problemas que experimentan estos sectores. O, al menos, no hubo acuerdo sobre ellas: para el Gobierno están relacionadas con la crisis "que vino de afuera" -según palabras del propio Randazzo- y la sequía que afectó a gran parte del país. En cambio, para el campo es el resultado de "más de tres años de políticas públicas equivocadas", según afirmó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. "Se avanzó muy poco por lo acotado del tiempo y por los temas, que son muchos, pero fue un encuentro positivo", coincidió Carlos Garetto, presidente de Coninagro.

"Muchos de los anuncios son exiguos y de compleja instrumentación. Me gustaría ver pasar del dicho al hecho y que los anuncios se traduzcan en acciones concretas, porque la situación del sector agropecuario es insostenible", dijo Llambías, que celebró "las ausencias" en el encuentro, en referencia al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, en cuya órbita está la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

Para el agro, los temas pendientes -más allá de las retenciones- son las exportaciones de granos y carnes, afectadas por la intervención de Moreno y Echegaray, y la asistencia para los productores afectados por la sequía. El único momento tenso de la reunión de ayer se vivió cuando Llambías les preguntó a los ministros si tenían "permiso de Moreno y Echegaray" para hablar de esos temas.

En la conferencia de prensa, Giorgi dio a entender que si los productores venden los 9 millones de toneladas de soja de la cosecha anterior que todavía guardan en los silos podría abrirse la posibilidad de analizar las retenciones. Esa cosecha retenida "vale 3000 millones de dólares", puntualizó la ministra, que aún no dispone de despacho definitivo y tuvo que recibir al ruralismo en una dependencia prestada por la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa.

Cómo sigue

* Hoy. Los bloques legislativos de la oposición harán en el Congreso una audiencia pública sobre los problemas del sector.

* Entre hoy y el lunes. Cada una de las entidades que componen la Comisión de Enlace analizará las medidas oficiales en sus respectivos cuerpos orgánicos; allí decidirán cómo seguir en las negociaciones que plantea el Gobierno y tomarán el pulso del malestar en el interior.

* El martes, segunda vuelta. El Gobierno convocó al agro para una nueva reunión la semana próxima. Allí, se aplicaría el mismo mecanismo que ayer: se anunciarían más medidas para mantener calmado al sector.

Comentá la nota