El Gobierno analiza puntos a favor y en contra de una reforma política en Chubut

Con la disertación de un especialista nacional, se inició ayer en Rawson un ciclo de debate con legisladores del oficialismo y la oposición y público invitado, que luego continuará con vecinos, organizadores sociales y ONGs, acerca de la necesidad o no de plantear una reforma política en Chubut, en una iniciativa impulsada desde la Subsecretaría de Relaciones Institucionales de la Provincia.
En el nuevo auditorio de la Legislatura expuso ayer Fernando Strafacce, quien es director del área de Política y Gestión de Gobierno de la consultora Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), quien expuso sobre cómo impacta la reforma política nacional en las provincias y en la que se discutió sobre la conveniencia de aggiornar o no la legislación en Chubut.

Pablo Das Neves lamentó que los legisladores de la oposición no hayan accedido a participar, y dijo a EL CHUBUT que «la reforma tiene que ser de carácter político, para no estar desconectados de lo que ocurre a nivel nacional», y expresó que se quiere plantear y debatir «si la legislación provincial debe actualizarse en lo referente al sistema electoral y a los partidos políticos».

Reconoció que «llegado el caso de la necesidad, habrá que plantear una reforma que tenga el consenso de todos los sectores», y consultado por la posibilidad de desdoblar o no los comicios en 2011, dijo no tener una postura tomada, «por eso queremos generar el debate, ya que el desdoblamiento muchas veces sirve para evitar la atracción de parte de una figura sobre otra, pero por otro lado tiene el costo que implican dos etapas electorales».

ANALISIS

Por su parte, Strafacce destacó de la reforma política nacional que «en el país hay 650 partidos y 45 bloques legislativos, y un elemento importante son las medidas para estabilizar ese número de partidos y hacerlo más representativo», pero marcó en el debe, que «fortalece el rol de la dirección nacional del Ministerio del Interior, con competencia sobre el control de la elección, versus la tendencia internacional que tiende a buscar más autonomía».

Reconoció que «los partidos que no llegan a 4 mil afiliados en un distrito es posible que se les haga muy difícil seguir existiendo», pero resaltó que esto apunta a que desparezcan «los sellos electorales que no tienen siquiera una intención de representación».

También señaló que las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias «deberían generar mayor legitimidad en los partidos en la medida que sometan sus procesos internos al gusto de la ciudadanía», pero es probable que «también va a traer mayor personalización de la política, porque los partidos van a tener que tener figuras convocantes hacia afuera, más allá de su pertenencia al partido».

Comentá la nota