El Gobierno analiza estatizar la papelera con planta en Solano

La medida involucra a la compañía Massuh que tiene una planta en San Francisco Solano. Ayer una columna de trabajadores marchó por la ciudad con un pasacalle gigante apoyando la estatización.
Tiene 14 pedidos de quiebra y están en riesgo los puestos de trabajo. El Gobierno analiza estatizar la papelera Massuh, que está paralizada desde hace cuatro meses. Además, se hizo presente en Bernal para exigirle a la Presidenta la medida.

El esquema legal y administrativo estaría resuelto en 30 días y modificará el esquema por el cual las plantas abandonadas por los empresarios son puestas en funcionamiento por sus trabajadores.

La empresa emplea a 691 personas y es la tercera en importancia en su rubro en el país. Puede facturar unos $70 millones anuales, pero la firma dijo que fue "víctima de la crisis internacional".

"La empresa tiene deudas por $249 millones y el 51% corresponde al Estado, principalmente Banco Provincia y Banco Nación. Tiene catorce pedidos de quiebra y el caso de Clariant Argentina es el más avanzado", señaló Miguel Kolomietz, uno de los delegados de la planta de Quilmes, donde trabajan cuatrocientas personas.

Según señalaron fuentes oficiales al diario Buenos Aires Económico la decisión de estatizar está tomada. "Hay acuerdo a nivel ministerial. Además, Néstor Kirchner dio su aval y se haría en un plazo de 30 o 45 días", coincidieron los consultados. Además, el balance y el análisis de morosidad de la empresa no resiste otro préstamo bancario, puntualizaron.

El reclamo de la estatización comenzó hace tres meses y los principales impulsores fueron los trabajadores y el intendente Francisco Gutiérrez. Fue una respuesta inmediata ante la paralización de la planta y la demora en el pago de los salarios. No había demasiada confianza en la promesa de Massuh de volver a producir con el aporte de un fondo de inversión canadiense.

Comentá la nota