El Gobierno amenaza a eléctricas pero aclara que el aumento sigue vigente

El Gobierno amenaza a eléctricas pero aclara que el aumento sigue vigente
Hoy comienzan los controles del ENRE a las distribuidoras por las subas de hasta 300%. De Vido amenazó con quitar las concesiones. Las empresas dudan de la auditoría
Si la auditoría dispuesta el viernes a última hora por el Poder Ejecutivo para revisar los incrementos en las boletas de electricidad a usuarios residenciales de mayores consumos no encuentra las fallas en la facturación denunciadas por el propio Gobierno, los incrementos de hasta 300% en las tarifas que recibieron quienes consumen más de 1.000 KWh por bimestre seguirán en pie, afirmaron fuentes del Ministerio de Planificación, que conduce Julio De Vido.

Con esa promesa comenzará hoy la auditoría a las distribuidoras eléctricas anunciada el viernes por la noche. La premura por intentar calmar las aguas fue tal que las empresas no fueron formalmente notificadas de que los técnicos del Ente Nacional Regulador de Energía (ENRE) revisarán la documentación en busca de errores en la facturación que expliquen –según el Gobierno– boletas de luz hasta tres veces más caras que las de hace un año.

El Ministerio de Planificación prohibió el viernes a las distribuidoras emitir y distribuir las facturas de usuarios con consumos alcanzados por el aumento hasta tanto la auditoría certifique la corrección o no de las facturaciones.

Al día siguiente, Edenor y Edesur, las principales empresas de la Capital Federal y el Área Metropolitana afirmaron que los incrementos son los dispuestos por el propio Gobierno en octubre último, lo que originó en el verano aumentos similares a los actuales.

Ahora, las empresas enseñarán a los auditores del ENRE la documentación que éstos requieran, aunque no saben a ciencia cierta cómo procederán ni cuánto durará la revisión. "Si dura dos o tres días, bien; si dura más, puede haber problemas de logística, económicos y administrativos", advirtieron desde una distribuidora.

En una entrevista con el diario Página/12, De Vido prometió ayer una auditoría "muy profunda" y calculó que "en el transcurso de la próxima semana" habría resultados. Y alertó: "Si los errores encontrados fueron intencionales, puede llevar a la caducidad de los contratos".

Esto fue leído con preocupación por los referentes de las empresas, que dudan de la auditoría. Recordaron que las compañías son sometidas a auditorías trimestrales. El sábado, el presidente de Edenor, Alejandro Macfarlane, dijo: "Nuestro sistema de facturación es uno de los más eficientes en Latinoamérica y fue premiado varias veces" y agregó: "Hemos aplicado los precios que nos indicó el ente regulador". Una fuente del mercado se agarró de eso: "Si nunca encontraron errores en la facturación, ¿los van a encontrar ahora? Y si no los encuentran ¿qué van a hacer?".

En este caso, indicaron desde Edenor y Edesur, se desconoce la metodología, los alcances y la extensión de la revisión impulsada por el Poder Ejecutivo.

Fuentes del mercado dudaron incluso de la legalidad de la disposición del Ejecutivo, que frenó el envío de facturas.

Si bien las empresas creen que pueden recurrir a la Justicia si el Gobierno frena los incrementos, también saben que embarcarse en un pleito judicial sería leído como una batalla política, algo que quieren evitar.

El kirchnerismo duro atacó a las distribuidoras. El diputado Carlos Kunkel dijo que "se han producido irregularidades que sólo se pueden explicar a partir de la intencionalidad de producir descontento y malestar social". Y agregó: "no descarto pedir el retiro de las concesiones a quienes hayan cometido estos hechos".

Mientras, los cerca de 450.000 usuarios que recibieron aumentos pueden no pagar sus boletas, según lo dispuesto por un amparo a favor del Defensor del Pueblo que rige desde enero.

El aumento en las tarifas de electricidad se colará el miércoles en el Congreso. El miércoles, la comisión de Energía de la cámara de Diputados recibirá al secretario de Energía, Daniel Cameron, quien la semana pasada afirmó que sólo se revisará el 5% de las subas en la boleta de gas, de hasta 400%. Se prevé que, para el caso de la luz, la postura será la misma.

Comentá la nota