El Gobierno amaga con aumentos por decreto si no hay acuerdo en paritarias

El Gobierno amaga con aumentos por decreto si no hay acuerdo en paritarias
El ministro de Trabajo dijo que se volvería a ese mecanismo si no funciona la negociación colectiva. Se generaliza la idea de una suma fija para postergar hasta julio las paritarias
El Gobierno dejó en claro ayer que no cederá ante los reclamos empresarios que pretenden imponer un congelamiento salarial como salida para una eventual profundización de las dificultades generadas por la crisis global. La advertencia oficial fue incluso más allá: si el sector patronal se niega a negociar con los gremios una recomposición, el Gobierno podría intervenir y volver a la carga con la política de fijar aumentos salariales por decreto, como ocurrió entre 2002 y 2005 durante las gestiones de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

“No nos apuremos, hay sectores que podrán, hay sectores que podrán menos y sectores que podrán más. Pero para eso está la negociación colectiva. Si no, volveríamos a los aumentos por decreto”, lanzó el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al ser consultado sobre el complejo escenario de las próximas paritarias. El funcionario insistió en que la negociación entre empresas y gremios “está para dar la respuesta que cada actividad tenga” y remarcó que al menos en la etapa previa a las paritarias los dos sectores “están demostrando una gran responsabilidad”.

La advertencia oficial generó sorpresa en algunos sectores empresarios, mientras dentro de la conducción de la CGT fue leída como un mensaje destinado a evitar que la discusión por los aumentos salariales derive en un escenario de conflictividad. “Acá hay una apuesta a que no haya desbordes que no puedan ser afrontados por las empresas ni salarios que queden rezagados”, apuntó un dirigente de la cúpula sindical que encabeza Hugo Moyano.

Justamente frente al temor por el impacto final de la crisis en los niveles de actividad y empleo, gremios y empresas vinculados a diferentes ramas industriales y de servicios que tenían previsto negociar desde marzo el nuevo incremento salarial comenzaron a discutir un esquema alternativo, que consiste en establecer el pago de una suma fija no remunerativa que funcionaría como “puente” para postergar la paritaria hasta el segundo semestre del año.

Ese esquema será uno de los temas centrales de la conversación que mantendrán mañana los miembros del consejo directivo de la CGT, cuando se reúnan desde las 16 para evaluar la estrategia en materia salarial y las conversaciones para avanzar en la conformación del Consejo Económico y Social, cuya creación impulsa el Ejecutivo. Cerca de Moyano admiten que la idea de acordar el pago de una suma fija transitoria que permita patear para adelante la negociación salarial de fondo es una salida que podría generalizarse en diversos rubros debido a la incertidumbre que genera la complicada situación económica.

“Nadie quiere arriesgarse a ser el primero en negociar porque no se sabe lo que va a pasar y esa sensación es compartida con el sector patronal. Los empresarios no saben si van a poder hacer sustentable el aumento y nosotros si lo que conseguimos ahora alcanzará en los próximos meses”, reconoció un dirigentes del consejo directivo de la central. Hasta ahora los sectores que avanzaron en el esquema de suma fija son los mecánicos de Smata, los colectiveros de la UTA y el personal de las distribuidoras eléctricas agrupado en Luz y Fuerza. También ese mecanismo es evaluado en la industria textil y del calzado y por los maquinistas de trenes de La Fraternidad, en tanto el titular de un importante sindicato de servicios confió ayer que analiza proponer esa solución cuando se siente a negociar en abril con las empresas del sector.

De cualquier forma los gremios advierten que la implementación de la suma puente no implica que dejarán de lado sus reclamos por obtener una recomposición porcentual en el segundo semestre. Al respecto, mencionan como parámetro para ese ajuste el aumento escalonado de 19% que el Gobierno propuso el lunes a los gremios docentes.

Comentá la nota