El Gobierno se ajusta: $ 20 millones por mes

El Gobierno se ajusta: $ 20 millones por mes
Jaque ordenó adaptar el gasto al Presupuesto aprobado sin déficit. Esperan que más bancos ofrezcan prestarle a la Provincia.
El Gobierno intenta aproximar el nivel de erogaciones previsto para este año al que se fijó en el presupuesto aprobado en la Legislatura, donde se eliminó el rojo de 247 millones inicialmente pedido. Así le encargó el gobernador Celso Jaque al ministro de Hacienda Adrián Cerroni, por lo que el subsecretario de Hacienda, Mario Granados, ya se encuentra trabajando en la redacción del decreto respectivo.

El Ejecutivo intenta evitar el uso de vetos parciales sobre la pauta presupuestaria de este año, que es fruto de un acuerdo alcanzado entre justicialistas y demócratas frente al rechazo del Frente Cívico Federal.

Para que el ritmo de gasto del Estado llegue a ajustarse al presupuesto aprobado, el Gobierno deberá recortar 20,5 millones de pesos por mes. Asimismo deberá definir si redirecciona partidas o deja sujeto a "mayor recaudación" los 31 millones adicionales solicitados por el Poder Judicial. Y deberá partir de criterios más restrictivos a la hora de definir su propuesta de pauta salarial 2010 tanto en porcentajes de aumento como en fechas de inicio del pago.

El decreto de recorte del gasto 2010 que se dará a conocer en los próximos días ha tomado como base uno similar al de julio del año pasado, cuando el ministro Cerroni avanzó en un "plan de ahorros" por 150 millones en seis meses, a razón de 25 millones por mes.

En el decreto del año pasado se avanzaba sobre "gastos de equipamiento y de obra pública aún no financiada", sin que la tijera alcanzara los sueldos del personal estable, "ni afectara la prestación de servicios o paralizara la obra pública que ya contaba con financiamiento nacional o provincial", aunque en la práctica aletargó el ritmo de avance de obra. Ese recorte afectó también las partidas de bienes de capital y los viáticos, gastos de cortesía y fijo topes en telefonía celular.

En materia de personal no hubo recortes de sueldo, ni contratos caídos, aunque se paralizaron nuevas designaciones e incrementos por mayores dedicaciones y jerarquizaciones. Se estima que el decreto de este año se orientará en base a aquél.

En busca de prestamistas

El Gobierno espera conseguir entre tres y cinco nuevos oferentes para su nuevo pedido de un crédito por 420 millones de pesos, luego de que el martes rechazara la oferta que presentó JPMorgan-Banco Patagonia, el único interesado que se presentó al primer llamado. En una virtual "prórroga" por una semana del proceso de obtención de un empréstito, el Ejecutivo dispuso una contratación directa con plazo de cierre de presentaciones para mañana a las 9.

"La denominación contratación directa hace referencia a los tiempos administrativos, que son menores, pero de ninguna manera implica que se vaya a elegir en forma directa una propuesta, sino que, por el contrario, se ha vuelto a abrir la instancia de la compulsa pública", destacaron ayer el subsecretario de Financiamiento, Pablo Frigolé y el director de Compras y Suministros, Arturo Figueroa.

En la Casa de Gobierno se estima que este viernes se volverá a presentar la oferta del JPMorgan-Banco Patagonia (luego de haber salvado su incumplimiento sobre garantías) y que se agregarán otras ofertas de bancos locales que ya mostraron interés pero "no llegaron a tiempo para presentar su propuesta la semana pasada" a la primera convocatoria.

Las nuevas presentaciones podrían surgir del Nación, Credicoop, Macro o Supervielle. Voceros cercanos a la tramitación previa agregaron también a los bancos Francés y Río entre los que realizaron consultas la semana pasada.

Es probable que aparezcan "ofertas parciales por cupos", es decir no por la totalidad de los 420 millones de pesos sino por cifras menores, lo que haría posible que el Estado pueda terminar cerrando más de un acuerdo con diferentes entidades o uno solo con un pool de bancos.

Asimismo, es probable que en esta etapa de turbulencia financiera (a raíz de la situación en el Banco Central y los embargos de fondos buitres contra la Argentina) únicamente se termine acordando una financiación bancaria de corto plazo, y se prefiera esperar a mediados de año para considerar la posibilidad de un bono internacional "colocado luego de que la Nación salga al ruedo y rompa el hielo en los mercados internacionales".

Frigolé destacó que la Provincia elegirá priorizando "pesos sobre dólares, garantía de coparticipación sobre regalías, montos mayores de anticipo sobre los menores; tasas más bajas por encima de las más elevadas y plazos más largos sobre los más cortos". Y en relación al encarecimiento del crédito por la suba de las tasas a raíz de la actual turbulencia, Frigolé recordó que "se trata de tasas variables con perspectivas futuras a la baja".

Comentá la nota