El Gobierno ahora denunció a Redrado por encubrimiento

Respuesta a la amenaza de revelar quiénes compraron dólares

Se sintió intimidada y pidió una investigación. Con el argumento de que Martín Redrado mostró una "evidente intención intimidatoria", la presidenta Cristina Kirchner pidió ayer al jefe de los fiscales que inicie una denuncia contra el removido presidente del Banco Central.

En un nuevo capítulo de la crisis, la Casa Rosada vivió ayer un día de extrema preocupación ante la denuncia pública del economista, que advirtió, desafiante, que cambiaría su táctica defensiva por el ataque, en una abierta amenaza a los Kirchner. "Tengo las listas específicas de los amigos del poder que compraron dólares", dijo Redrado ayer a Clarín , poco después de haber radicado una denuncia contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, a quien responsabilizó de haberle impedido el ingreso en su despacho.

"Viniendo de quien vienen las afirmaciones, no son inocentes y activan la necesidad de promover la actuación de la Justicia", sostiene el texto que ayer, a las 18.36, entró en la Procuración General de la Nación, que dirige Esteban Righi, para que el Ministerio Público avance con una denuncia.

La presentación fue redactada por la tarde por el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, después de la instrucción que le dio la Presidenta. Sin inocencia, el escrito agrega: "Más allá de la evidente intención intimidatoria de las afirmaciones, no queda claro si el ex funcionario [así llama Cristina a Redrado a pesar de que su desplazamiento no fue avalado aún por el Congreso] conoció o participó de la comisión de delitos cambiarios que estaba obligado a evitar, prevenir, fiscalizar o denunciar".

Antes de formalizar el pedido, Cristina Kirchner intentó en un primer momento quitarse el peso de la denuncia pública de Redrado. "Me gustaría saber de qué poder habló, porque puede ser del poder económico, del Judicial, del Legislativo o del Ejecutivo, así que habría que precisar", minimizó, en una visita por La Matanza.

Con ironía

De todas maneras, la Presidenta avanzó en desacreditar la denuncia y apuntó a cierta complicidad de Redrado. "Si tenemos en cuenta que la autoridad de regulación, de contralor y de aplicación en materia penal cambiaria es precisamente el Banco Central, creo que él deberá dar explicaciones." De manera irónica, agregó: "¿Qué pasó que no denunció o que no hizo los controles, si es que realmente existió algo de eso?".

En el interior del poder, la denuncia que el removido presidente de la entidad monetaria hizo cayó muy mal. En apenas unas horas, los Kirchner decidieron contraatacar y acorralar a Redrado frente a sus amenazas de divulgar a aquellos "amigos" compradores de dólares de supuesta forma irregular. En los despachos oficiales concluían anoche, algo sorprendidos aún por el desafío lanzado por el economista, que quedará "preso de sus palabras", según dijo a LA NACION un funcionario de trato diario con la jefa del Estado. Por eso en la Casa Rosada decidieron provocarlo a que exponga pruebas sobre esas listas que dijo tener.

La presentación de Zannini, que ayer trabajó a tiempo compartido entre la redacción del pedido a Righi con el análisis de los pasos a seguir por el oficialismo en el Congreso (ver aparte), incluye las dos claves sobre las cuales la pareja presidencial pretende acorralar al economista. Uno es el artículo 29 de la carta orgánica del Banco Central, que establece, en su inciso b, que la entidad monetaria deberá "ejercer la fiscalización" de las normas del régimen de cambio. Con ese punto buscan encontrar cierta "complicidad" del funcionario por no haber controlado tales irregularidades. De todas maneras, habrá que ver, dependiendo de los detalles que aporte Redrado en la causa que se inicie, el papel del resto del directorio del banco como contralor.

Por las dudas, la otra parte de la estrategia oficial es el artículo 53 de la misma ley, que establece el carácter secreto de la información que se maneja en la entidad. "Los funcionarios y empleados no deben dar a conocer [información] sin autorización expresa de la superintendencia, aun después de haber dejado de pertenecer a la misma", dice el artículo, que Zannini incluyó en la presentación.

Como ya es costumbre kirchnerista, no faltó en el escrito alguna referencia mediática. El documento llegó a la procuración general con una copia adjunta del artículo de Clarín en el que Redrado se había despachado con un desafío al corazón del poder.

Claves

Amenaza. En una nota del diario Clarín , Redrado amenazó con dar a conocer irregularidades que comprometían a los Kirchner. "Tengo las listas específicas de los amigos del poder que compraron dólares", dijo, desafiante.

Contraataque. El Gobierno hizo una presentación ante el jefe de los fiscales. Pidió que se investigara si Redrado había encubierto un delito que, como jefe del BCRA, estaba encargado de evitar.

Comentá la nota