El Gobierno y el agro de Alvear acercan posturas

Finalmente parece haber quedado saldada la diferencia entre la evaluación de daños hecha por el Gobierno y los productores agrícolas de General Alvear y el gobierno provincial, con respecto a fuerte tormenta del último día de 2008.
Finalmente parece haber quedado saldada la diferencia entre la evaluación de daños hecha por el Gobierno y los productores agrícolas de General Alvear y el gobierno provincial, con respecto a fuerte tormenta del último día de 2008.

Se trata de uno de los temas que más demoró la asistencia económica al agro alvearense, ya que la discrepancia era de más de 5 mil hectáreas afectadas (10 mil para los productores).

El problema residió en que, según el Ejecutivo, para aplicar la Ley de Emergencia, se tomaron sólo las áreas involucradas en las denuncias presentadas por los damnificados, en tanto que los agroexportadores del sur fundamentaron su estimación con mapas georreferenciados, hechos con la colaboración de la Asociación de Inspecciones de Cauce de Bowen. El material permitió delinear la trayectoria de la tormenta y cuantificar la superficie afectada, que resultó de 10.200 hectáreas, aunque no tuvo en cuenta al distrito de Carmensa.

Ante esto, los productores aprovecharon la oportunidad para presentar al Ministerio de Producción, el viernes pasado, un documento en donde piden que Alvear sea declarada zona de desastre “en forma inmediata".

Advierten además que la economía departamental “se sustenta en la actividad agrícola”, por lo que luego de la evaluación de los daños, el número obtenido “debe ser multiplicado dos o tres veces".

También aseguran que en esta temporada se interrumpió el “círculo virtuoso insumos-producción-servicios-consumo”, lo que provocará la paralización de la actividad económica general de la región.

En la nota, el sector agroexportador propone que una tarea conjunta del Gobierno, las entidades intermedias, empresas, productores y los sindicatos para elaborar un Plan de Crisis que contemple “políticas activas inmediatas y de mediano plazo en lo social y económico”.

“Estamos realmente preocupados por las consecuencias que la falta de trabajo pueda provocar en el tejido social de nuestro departamento”, finaliza el documento presentado por los representantes agroindustriales, quienes fueron recibidos por el Subsecretario de Programación Agroalimentaria, Pablo Gómez Riera y por el Director de Contingencias, Eduardo Martín.

Comentá la nota