El Gobierno afrontará con mano dura el alto índice de accidentes

El gobernador Maurice Closs dijo que "hace falta provocar un quiebre cultural" para revertir el número de muertos. En lo que va del año, hubo 148 personas víctimas fatales
Un paso más. Los equipos permitirán avanzar con la sistematización del Repat, los carnés emitidos tendrán característica de inviolables e inimitables. [Foto:Marcos Otaño]

Posadas. Un total de 260 efectivos y 15 móviles estarán dedicados al patrullaje preventivo en los corredores viales aún no establecidos, pero que se corresponderán con la geografía de los accidentes, según se explicó ayer en la entrega de los equipamientos a los municipios que integrarán el sistema único de puntos para los conductores de la provincia. El plan anunciado a principio de año tiene como objetivo reducir el número de accidentes y de víctimas fatales que ubican a la provincia dentro de las 10 primeras en el ránking negro de la Argentina y entre las tres más vulnerables respecto de la cantidad de accidentes.

En su discurso, el gobernador Maurice Closs lamentó que hasta ahora no se haya tenido éxito en la apuesta por evitar y reducir el número de accidentes.

“Nos hace falta provocar un quiebre cultural para revertir esta situación de gran dolor para las familias”, dijo como resignado.

Los números indican que de enero a ayer, 148 personas murieron “y eso da la pauta de que falta dimensionar el problema”, admitió el propio Closs, en clara referencia a la conducta de los misioneros al volante.

Para el gobernador, “el conjunto de medidas para prevenir y evitar accidentes requiere la aplicación rigurosa de todos los actores involucrados”, porque según el primer mandatario, con la concientización sola no alcanza.

Se puso en evidencia que los países que sí obtuvieron resultados, fueron los que aplicaron un sistema sancionatorio. “Somos responsables de nuestro propio destino”, disparó Closs.

Respecto del sistema único de puntuación, se pidió mayor compromiso a los intendentes para que se terminen los “paraísos” municipales de carnés de conducir.

Los intendentes presentes coincidieron en que será difícil cambiar la mentalidad del “hombre de pueblo”, que anda sin luz acostumbrado a las calles de tierra. “Será un proceso largo y comprometido”, dijo el jefe comunal de Caa Yarí, Ernesto Friedrich.

Para el Gobierno, este plan tendrá dos pilares fundamentales: la Policía en la calle y el acompañamiento de los intendentes para la concreción del Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito (Repat)”.

Comentá la nota