Gobierno afirmó estar "frustrado" por la actitud de la Mesa de Enlace

El Gobierno dijo que la convocatoria a las rutas "no contribuye a nada" a la solución del conflicto porque demuestra que "no hay conciencia de la situación que vive el mundo" y admitió que siente "sorpresa y frustración" ante la nueva protesta lanzada por la Mesa de Enlace para el jueves.
Así lo aseguró el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en una conferencia de prensa realizada en la sede del Ministerio de Economía tras el encuentro con los ruralistas, junto a la titular de Producción, Débora Giorgi.

Ambos funcionarios defendieron las retenciones a la soja ratificando que el país caería en "un grave problema fiscal" si son modificadas y al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por las críticas de los ruralistas.

Alfredo De Angeli y Eduardo Buzzi habían acusado a Moreno de intentar "dinamitar" el diálogo y de "desautorizar" a la presidenta Cristina Kirchner "apretando a los frigoríficos".

Por ello, Randazzo sostuvo que es "falso e injusto" acusar a funcionarios que no tienen nada que ver con las negociaciones y señaló que esas críticas "no suman".

"Es totalmente injusto y falso acusar a otros funcionarios del Gobierno. Los únicos responsables de las negociaciones son quien les habla, la ministra Giorgi y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi", afirmó el titular de Interior.

El Gobierno respaldó a Moreno y lo separó del conflicto quitándole envergadura a las declaraciones de los ruralistas a quienes les pidió "responsabilidad y respeto".

"Tenemos que ser más solidarios que nunca y entender que el Gobierno, en representación de la sociedad, tiene múltiples demandas y debe armonizar las respuestas", expresó Randazzo.

También destacó el espacio de diálogo que se estableció semanas atrás cuando el Gobierno decidió abrir las puertas de Producción a la Mesa de Enlace para buscar soluciones conjuntas tras casi un año de conflicto.

Remarcó que el Estado está haciendo "un esfuerzo enorme" para otorgar beneficios fiscales y subsidios al sector agropecuario en medio de uno de los momentos más difíciles de la historia por la crisis externa que afecta a todos los países del mundo.

"Hay que dialogar pero siempre teniendo en cuenta que los argentinos tienen la responsabilidad de mantener el nivel de actividad y empleo este año. Pedimos responsabilidad y respeto por el resto de los argentinos", dijo el funcionario dirigiéndose a los ruralistas.

Comentá la nota