Gobierno advierte actitud tozuda de ATSA.

Desde el Ejecutivo criticaron la actitud de los gremialistas de salud. Schneider aseguró que la Provincia no está en condiciones financieras para cumplir con la batería de reclamos que tiene el arco gremial. Mañana se iniciará el segundo día de paro.
La Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) activó ayer un nuevo paro por 24 horas en tres hospitales de Capital y también en el Zonal de Goya. En tanto, en varios nosocomios del interior y Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) activaron retenciones de servicios por tres horas.

Si bien desde el gremio que nuclea a los trabajadores de la salud expresaron que el diálogo con el Gobierno está cortado hace tiempo y que la posibilidad de superar el conflicto está lejos, desde el Ministerio de Salud el titular de la cartera, Adolfo Schneider, salió a dar la posición de la gestión y a recriminar la actitud que mantienen los gremialistas.

"Hay una dirigencia gremial que se empeña en obstaculizar el diálogo. Los enfermeros, los médicos, comprenden la situación y trabajan como corresponde pese al empeño de una dirigencia gremial con intereses mezquinos que intenta parar el servicio", dijo Schneider ante el nuevo plan de lucha que se inició ayer y que contempla tres días de paro.

Uno ya se concretó en la jornada de ayer, el próximo será mañana y el viernes estará activándose la última jornada de protesta de esta semana.

Para el Gobierno, el problema no está dado con los trabajadores en sí sino con la cúpula gremial, a quienes se les cuestiona la tozudez a la hora de sentarse a negociar.

En ese sentido, el coordinador provincial de Atención Primaria de la Salud, Francisco Aratto, tuvo consideraciones sobre el persistente paro convocado por ATSA, opinando en concomitancia con el número uno de la cartera.

"Hay temas de la salud candentes como el dengue y la fiebre amarilla, mientras que el arco gremial mantiene una actitud cerrada, tozuda y sin razonamiento sobre un reclamo que comenzó siendo justo pero que ahora parece que hay una esfuerzo por afectar la salud pública", dijo el funcionario provincial, quien tiene intenciones de compulsar por la Intendencia de Esquina.

El ministro Schneider ahondó en ese sentido expresando que desde el Gobierno "queremos dialogar".

"Hay muchos temas que nos permitirían mejorar el sistema. Pero se sabe que no tenemos las herramientas para otorgar un aumento. Se está garantizando el funcionamiento del Estado y la conservación de los puestos de trabajo", dijo.

Según Schneider, actualmente las condiciones financieras de la Provincia no están dadas para cumplir con todos los requerimientos que hace el arco gremial. "La Provincia no cuenta con la herramienta para dar el aumento. Deberían llevar el reclamo a la Legislatura y pedir que se vuelva a debatir la refinanciación de los pasivos", dijo el Ministro.

Frente al hospital Escuela.

El paro de ayer contó con la modalidad de cortar la calle frente al hospital Escuela. Los trabajadores de la salud piden mejoras sustanciales del sistema, al igual que una mejora salarial que eleve el sueldo básico a 800 pesos.

Comentá la nota