El Gobierno admitió "dolor y frustración" por la falta de esclarecimiento del atentado

El Gobierno expresó "dolor y frustración" por la falta de esclarecimiento del atentado a la Embajada de Israel, al cumplirse 17 años del ataque, pero remarcó que "nunca es tarde" para encontrar justicia y "castigar a los responsables".
"Pese al tiempo transcurrido no ha sido posible castigar a los culpables. Compartimos el dolor y la frustración por esta situación", sostuvo el canciller Jorge Taiana en el acto por el nuevo aniversario del ataque.

El jefe de la diplomacia argentina fue el representante del poder Ejecutivo en el acto, pese a que también estuvo el vicepresidente Julio Cobos, quien no habló. También fueron oradores el embajador israelí, Daniel Gazit, y el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El canciller aseguró que el Gobierno tiene un "firme compromiso con la causa" y hará "todo lo que esté al alcance para que la impunidad no prevalezca", al tiempo que agregó: "Se lo debemos a las víctimas".

Consideró además que "ninguna razón política, ideológica o religiosa podrá justificar jamás ataques terroristas de esta naturaleza, que son producto del odio, la intolerancia y la irracionalidad".

Al cumplirse un nuevo aniversario del atentado a la Embajada, perpetrado en 1992, familiares de las víctimas reclamaron la citación para su declaración indagatoria del ex presidente Carlos Menem y del ex ministro del Interior José Luis Manzano.

"Los familiares reclamamos las indagatorias de Menem y Manzano. No nos conformamos con que nos digan que se ha muerto el principal responsable del atentado en el exterior, porque es en la Argentina donde se ha ocultado y no se ha investigado y se les ha negado justicia a las víctimas", indicó una de las familiares, Nelly Durán, la primera oradora del acto.

La representante de los familiares de las víctimas sostuvo que "el Estado con su silencio se ha convertido en cómplice de la barbarie", y afirmó que ya se han "transitado 17 años de impotencia".

A su turno, el embajador Gazit remarcó que "el ataque fue una herida profunda en un pueblo que ama la paz" y se lo atribuyó a "fanáticos asesinos para quienes la vida humana no tiene ningún valor".

"Hoy, 17 de marzo, marca un hito en la guerra contra el terrorismo. Recordar y no olvidar jamás es otro aspecto de esa lucha", concluyó.

Al finalizar el acto, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sostuvo en declaraciones a la prensa que "los años no son excusa" para la falta de esclarecimiento, y advirtió que hasta el momento "no hubo voluntad de investigar en serio, la responsabilidad de investigar es de todos".

La ceremonia -que se realizó en el lugar donde se encontraba la antigua sede, en la esquina de Arroyo y Suipacha del barrio de Retiro- comenzó con el sonido de la sirena a la hora exacta en que ocurrió el atentado (14.50).

Para dar inicio a la ceremonia se leyeron los nombres de las 22 víctimas identificadas del atentado, y los funcionarios presentes depositaron arreglos florales en la plaza seca, donde antes se levantaba la sede diplomática.

Comentá la nota