En el Gobierno admiten que no habrá desinversión antes de abril de 2011

La controvertida cláusula de desinversión de la flamante Ley de Medios comenzará a regir una vez que queden conformados la Autoridad de Aplicación –otro de los puntos álgidos de la normativa– y el Consejo Federal. Por ello aún no comenzó a correr el reloj que marca como tope un año para que los grupos empresarios tengan que desprenderse de algunas de los medios, o bien tengan que conformar una nueva sociedad, para ajustarse a la normativa.
Tal es así que fuentes oficiales confirmaron a este diario que el plazo de desinversión de un año recién comenzará a entrar en vigencia entre marzo o abril del año próximo, cuando el Congreso Nacional ya tenga una nueva conformación.

"Los que dicen que tienen un año a partir de ahora para vender algún medio, y por eso tienen que salir a rematarlos cometen una falacia", consideró el senador kirchnerista Nicolás Fernández, quien negó que este artículo vaya en contra de "los derechos adquiridos" de las empresas.

"Los tiempos los dispondrá la autoridad de aplicación, y para ello hay que conformar el Consejo Federal y luego ese órgano que después será el que instrumente la nueva ley. Con esto quiero decir que pasarán algunos meses para que entre en vigencia el plazo de un año", agregó el legislador santacruceño al programa Toma y Daca, de Radio El Mundo.

En el Consejo Federal habrá un representante por cada provincia, a los que se sumarán los representantes de las universidades y de las organismo no gubernamentales. En cambio, en la Autoridad de Aplicación estarán dos legisladores de la mayoría -en caso de que se conforme con el próximo Congreso en el que el oficialismo perderá la mayoría, esos lugares los ocupará la primer minoría- uno por el segundo bloque de la minoría y otro por el tercero. También habrá dos representantes del Ejecutivo y otros tanto del Consejo Federal.

"No hay tiempo material para elegir a los representantes de estos organismos", se sinceró otro legislador del oficialismo que tiene acceso a la Quinta de Olivos, para quien los cuerpos regulatorios quedarán conformados recién entre marzo y abril.

A pesar de ello, esa fecha está en el terreno de las especulaciones. Es que más allá de los cálculos, en el kirchnerimo sobrevuela el fantasma sobre una posible judicialización de la nueva Ley (ver página 7). Un importante legislador K confesó a este diario que tanto la conformación de la Autoridad de Aplicación como el artículo 161 (desinversión) son "los más permeables a que se judicialice" la nueva Ley. "Puede haber muchos amparos que traben la Ley", reflexionó la fuente. Esto fue lo que abrió la especulación sobre el apuro presidencial para promulgar la ley . Sin embargo, la fuente admitió que Cristina Kirchner quiso firmar el decreto antes de partir a la India para evitar contratiempos con el vicepresidente Julio Cobos.

Comentá la nota