El Gobierno admite que se frenó la economía y lanzó más medidas

Lo anunció el jefe de Gabinete, Sergio Massa. Sin embargo, aseguró que en este mes volvió a recuperarse el nivel de crecimiento, que en 2009 sería del 4%. Fue al precisar nuevos alcances del plan que apunta a generar empleo y actividad.

Por: Atilio Bleta

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, reconoció que en octubre hubo "una caída de la actividad económica", aunque aclaró que en noviembre "esta tendencia se está revirtiendo". Auguró "para el 2009 el 4% de crecimiento" del Producto Bruto Interno.

Fue ayer al presentar en sociedad en la sala de conferencias de la Casa Rosada el proyecto de ley que establece una moratoria impositiva (Ganancias, IVA, cargas laborales y recursos de la seguridad social) para aliviar la situación de las empresas. La norma además promueve incentivos para las compañías que creen empleo y a aquellas que regularicen la situación de los trabajadores en negro. También hay dispensa de impuestos para los que declaren capitales o bienes actualmente en negro.

Rodeado de los ministros de Economía, Carlos Fernández, y de Trabajo, Carlos Tomada; del director de la AFIP, Claudio Moroni, y del secretario legal y técnico Carlos Zannini, Massa ofreció una conferencia de prensa para explicar el contenido del paquete que pasa ahora a la consideración de la Cámara de Diputados.

La puesta en escena de ayer se completa con el plan de obras públicas de 71.000 millones de pesos anunciado el martes por la presidenta Cristina Fernández y la creación del Ministerio de la Producción que agrupará a tres poderosas secretarías (Industria, Agricultura y Turismo) y la Agencia Nacional de Inversiones.

Anoche juró como ministra de la Producción Débora Giorgi, quien deberá imprimir coherencia y unidad de mando a un ministerio con competencias tan diversas y que nació ya con algunas tensiones e internas entre los funcionarios que lo integran (ver pág. 8).

Si bien la desaceleración de la economía es un fenómeno que atraviesa vastas regiones del planeta, el Gobierno subestimó primero el impacto que iba a sufrir la Argentina por la crisis financiera mundial que arrancó en agosto, cuando en los Estados Unidos empezó a desmoronarse el negocio financiero armado por las llamadas hipotecas basura.

Después hubo llamados de la Presidenta a "estar atentos y vigilantes" y de prevención sobre la inminencia de dificultades.

En tanto asomaban inquietudes de los industriales pidiendo algunos medidas de protección, otros devaluación del peso y volvían las quejas de la comisión de enlace agropecuaria. Aunque más preocupante para el oficialismo, fueron las suspensiones, adelantos de vacaciones y despidos implementados por industrias grandes y pequeñas.

Por su parte los partidos opositores y varios economistas criticaron al Gobierno al que acusaron de "estar paralizado", mientras otras naciones -por caso Brasil- ya habían adoptado medidas de salvataje para saltear males mayores.

Con el "régimen de normalización tributaria, promoción y protección de empleo registrado y exteriorización y repatriación de capitales" -este nombre pomposo tiene el proyecto de ley-, el plan de obras públicas y el Ministerio de la Producción, el Gobierno busca recuperar iniciativa política y enfrentar la crisis que, según Massa ya mostró su peor costado en octubre. Sin embargo, un crecimiento del 4% en 2009, como planteó el jefe de Gabinete, sería un alza casi nula: la mitad de ese incremento sería arrastre estadístico del 2008.

Las medidas están inscriptas en el recetario keynesiano que propone intervención estatal para impedir que el ajuste sea del mercado.

El jefe de Gabinete explicó que el objetivo central es "mantener el nivel de actividad y empleo, sostener la fortaleza de la economía y generar nuevos puestos de trabajo".

En cuanto a las críticas de la oposición, Massa dijo que "sería muy bueno y sano para esta democracia que ya tiene 25 años que más allá de las adjetivaciones que se escuchan desde la oposición, haya propuestas, porque sólo escuchamos que está mal, y las propuestas alternativas sólo vienen de parte del oficialismo", señaló.

Comentá la nota