El Gobierno acusó a la jueza Sarmiento de dar "respuestas políticas" en vez de judiciales

Aníbal Fernández cuestionó a la magistrada por convertir la causa en "ordinaria". Pero la jueza indicó que lo que hizo en realidad fue darle "trámite sumarísimo" a los amparos. "La información está equivocada", aclaró y evitó responder a las críticas.
El Gobierno volvió a cruzar hoy a la jueza María José Sarmiento, que restituyó en su cargo al titular del Banco Central, Martín Redrado. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró que la magistrada "tiene respuestas políticas cuando en realidad debería tener respuestas judiciales".

"En ningún lugar un juicio ordinario se dispone después de la medida cautelar, no existe esa situación", afirmó el funcionario y agregó: "Hemos presentado cada uno de los recursos como correspondían por la apelación y si tienen que darse más contestaciones por esa vía seguiremos por esa vía. Nosotros creemos que la Justicia va a resolver las cosas como corresponde, aunque entendemos que el gesto y la actitud por parte de la jueza no es el que corresponde".

Por su parte, la jueza Sarmiento aclaró que lo que hizo ayer fue otorgarle "trámite sumarísimo" a los amparos con los que ordenó frenar el uso de las reservas federales y reponer a Martín Redrado como presidente del Banco Central.

"No se convirtió en ordinario, le dimos trámite sumarísimo y 24 horas a la parte para que adecue la demanda. Está la información equivocada", afirmó la magistrada, en declaraciones esta mañana a la prensa.

Cuando se le preguntó si la medida adoptada ayer estirará los plazos, Sarmiento indicó que "muy poco, muy poco" porque explicó que se trata de "un trámite sumarial y rápido". Respecto a los próximos pasos procesales, la jueza indicó que "sigue ahora conceder la apelación (presentada por el Gobierno a los amparos) y enviarla a la Cámara" en lo Contencioso Administrativo Federal.

Sarmiento no quiso responder a las acusaciones de Cristina Kirchner, que ayer denunció que existe "una maniobra política, mediática y de algunos sectores judiciales" para perjudicarla. "Lo escuché todo, leí todos los diarios y escuché todos los noticieros, pero preferiría no hablar para no complicar las decisiones ni mías ni de la Cámara", afirmó la jueza. Tampoco quiso referirse a las amenazas oficiales de iniciarle juicio político: "De eso no tengo nada que decir", afirmó.

Comentá la nota