El Gobierno acusa a la hinchada del Tomba de armar la silbatina a Jaque

El Gobierno acusa a la hinchada del Tomba de armar la silbatina a Jaque
El Gobernador dijo que estuvo orquestada y el ministro político acusó al club, al cual ligan al cobismo.
Una inabarcable preocupación dejó en el Gobierno provincial el sonoro abucheo que recibió el gobernador Celso Jaque el sábado en la noche cuando ingresó al teatro griego para presenciar el Acto Central de la Fiesta de la Vendimia.

El hecho dejó consternado a todo el peronismo y minó el ánimo del Gobernador, quien ayer rompió la tradición de los mandatarios provinciales y no participó del clásico "Vendimia" en el hipódromo ni de las regatas que se corrieron en el lago del Parque. Desde el ?83 a la fecha, todos los gobernadores hicieron acto de presencia en las tradicionales competencias.

La preocupación trató de ser disimulada ayer por los máximos referentes del justicialismo. Pero la bronca y el pase de facturas por lo que pasó en el anfiteatro no pudo ser acallada. Aunque reconoce que la silbatina marca el gran descontento popular que hay con la gestión, en el Gobierno están seguros de que fue orquestada por el cobismo y se lamentan de no haber podido "blindar" a Jaque.

Nadie en el oficialismo culpa al Vicepresidente personalmente, quien a diferencia del Gobernador, el sábado fue ovacionado en el Frank Romero Day. Pero las acusaciones le pegan en el palo a sus dirigentes más cercanos.

Todo el mundo en el Ejecutivo está convencido que la movida anti-Jaque tuvo como protagonista necesario y determinante a la hinchada de Godoy Cruz Antonio Tomba. Un club que tiene una ligazón directa con el municipio que conduce el cobista Alfredo Cornejo.

Lo dice expresamente es el ministro de Gobierno de Jaque, Mario Adaro, quien sí fue ayer al hipódromo. "Conocemos las caras de los tipos que más insultaron al Gobernador, son del Tomba; el club tiene la hinchada más politizada del país", aseguró con rabia.

El Gobierno dice que la hinchada compró hace 20 días las entradas del sector del anfiteatro por el que entran las autoridades provinciales y nacionales para cumplir el objetivo de iniciar una silbatina e intentar contagiarla al resto del teatro griego.

El segundo elemento que contemplan en el oficialismo son los incidentes del jueves pasado en el estadio Malvinas Argentinas, durante el partido que Godoy Cruz jugó contra San Martín de Tucumán. Las refriegas y los enfrentamientos de los hinchas tombinos con la Policía durante el entretiempo, que dejó a un fanático del Tomba herido por otros hinchas godoicruceños, no pasaron desapercibidas para el Gobierno.

"Fue todo muy raro, justo durante la Vendimia provocan disturbios para empañar todos los festejos", dijo un vocero del Ejecutivo. Como se sabe, el partido fue suspendido y la violencia en el fútbol recorrió todos los medios del país.

El tercer elemento que tienen los justicialistas para abonar su hipótesis es que el sábado algunos de los más enfurecidos hombres que insultaron en la cara a Jaque estuvieron involucrados en los incidentes del jueves en el estadio.

El cuarto y último hecho lo detectó Adaro ayer en el hipódromo. Dice que seis hombres con la camiseta de Godoy Cruz fueron a insultar a Jaque, pero se quedaron con las ganas porque el mandatario pegó el faltazo. La única actividad que tuvo el Gobernador ayer fue ir al almuerzo que el empresario Daniel Vila realizó en su mansión.

Desde la casa del dueño del Grupo Uno, Jaque fue contundente: "Sé distinguir entre lo espontáneo y las cosas armadas y lo del sábado tenía tufillo a armado. Vemos a dirigentes que se llenan la boca de la defensa de las instituciones pero cuando las urnas no les dan favorables, van contra las instituciones", dijo el mandatario. El tiro por elevación fue claramente al cobismo, que perdió en 2007 las elecciones en las que ganó Jaque.

Entre las facturas que se pasan en el Gobierno la que primero salta es la decisión de haber hecho entrar a Jaque al teatro griego cuando estaba a oscuras, minutos antes del inicio de la Fiesta, sin percatarse de que las cámaras de televisión lo enfocarían y todo el mundo vería. Y, lo que es peor, la decisión de haberlo hecho ingresar por el sector copado por la hinchada del Tomba.

Más allá de las broncas, Adaro defiende el balance político de esta Vendimia. "Destrabamos conflictos importantes con los docentes y los productores, vino la Presidenta con anuncios importantes, todo estuvo bien. Este hecho (por la silbatina) no arruina nada", sostuvo.

Comentá la nota