Gobierno aclara sobre sistema sanitario en El Impenetrable

El Ministerio de Salud de la provincia salió al cruce de declaraciones formuladas por representantes del Centro de Estudios Nelson Mandela que habían cuestionado la atención sanitaria en la zona de El Impenetrable. Funcionarios de la cartera sanitaria aseguraron que existe una buena atención, y que la descripción realizada por un centro de estudios no se ajusta a la realidad.
El Ministerio de Salud corrigió la información sobre un supuesto retiro de dos médicos de Villa Río Bermejito, precisando que tanto Daniel Recalde como Pablo Dutto se alejaron por propia voluntad a pesar de un ofrecimiento oficial de seguir trabajando en la zona. Además rescató la tarea de los auxiliares sanitarios aborígenes que son el nexo entre los profesionales y las comunidades originarias.

Las autoridades señalaron que no sólo se encuentran reorganizando y optimando los puestos sanitarios para mejorar la atención primaria de la salud, sino que además está reforzando con equipamiento y capacitación a todos los agentes sanitarios de la zona.

Una de las primeras gestiones realizadas por la cartera de Salud, que encabeza la ministra Sandra Mendoza, “fue constatar la calidad y las cualidades de los agentes con que contaba en la zona”, señala un informe del área. “De inmediato delineó una política sanitaria adecuada para poner en funcionamiento los puestos El Refugio y El Canal, a los efectos de reforzar la tarea que venía llevando adelante el Puesto Sanitario de Villa Río Bermejito”, agrega.

El puesto sanitario Categoría A presta atención aproximadamente a unos 6 mil pobladores, sin hacer distingos entre criollos y comunidades originarias que viven en la zona. Para llevar adelante esta importante acción sanitaria cuenta con un plantel de profesionales y agentes apropiado para la atención de la demanda que a diario tienen que afrontar, lo que está perfectamente documentado por médicos, obstetra, bioquímico, auxiliares bioquímicos, odontólogo, auxiliares de enfermería y 19 agentes sanitarios que se capacitaron para trabajar en el lugar.

Auxiliares aborígenes

Los 19 auxiliares aborígenes que trabajan en el Puesto Sanitario A de Villa Bermejito se capacitaron con agentes sanitarios del Ministerio de Salud de la Nación durante siete días y en forma intensa, con una carga horaria de 60 horas reloj, y mal que le pese a muchos que califican a su trabajo de menor, son el nexo entre los médicos y sus hermanos para poder brindar una atención personalizada frente a las dudas que se puedan presentar.

“Muchas veces el idioma es una barrera infranqueable y los auxiliares sanitarios aborígenes, que no sólo doblan vendas y alcanzan apósitos, colaboran para que la tarea de los médicos sea efectiva auxiliándolos cuando es necesario”, aclaró el subsecretario de Salud, Marcelo Slimel.

Agregó que el servicio en la villa cuenta con stock suficiente de insumos médicos y de primeros auxilios, provisto por el Ministerio de Salud a través de la Farmacia Central a la Zona Sanitaria VI, quien los distribuye a los Puestos Sanitarios. Las entregas fueron realizadas en dos ocasiones en el mes de diciembre y en una ocasión en lo que va del mes de enero.

Estos agentes sanitarios bilingües se sumaron a prestar servicios al igual que sus pares que se encuentran trabajando en los puestos sanitarios de El Colchón, San Luis, Santa Carmen, Lote 30, Fortín Lavalle, Paraje 10 de mayo y El Canal. Paralelamente se encuentran desarrollando en su tarea de campo, la capacitación adecuada con una enfermera universitaria que fue afectada a Villa Río Bermejito para atender en forma directa las necesidades de cada unos de los habitantes. Por otro lado, la ministra se ocupó de solucionar el problema de los residuos patológicos que genera el lugar, que eran incinerados al aire libre, cerca de las zonas habitadas por mucha gente, y ahora son enviados diariamente al Hospital de Castelli para su correcto tratamiento y para evitar la posible propagación de una contaminación en la comunidad de Bermejito.

Prevención

La cartera sanitaria provincial informó que se encuentra realizando una importante campaña de promoción y prevención de la salud, para evitar enfermedades y así poder disminuir a cero las muertes evitables. Especialmente de los sectores más vulnerables, como son los niños y los ancianos. Según las estadísticas del Ministerio de Salud, en 2008 se redujo la cantidad de decesos por diarrea, deshidratación o intoxicación por infusiones caseras en niños que van de 1 a 12 meses.

Respecto de la situación de los médicos Daniel Recalde y Pablo Dutto, desde el Ministerio de Salud de la Provincia del Chaco se informó que ambos profesionales decidieron renunciar al cargo que ocupan en el puesto sanitario de Villa Río Bermejito. Para evitar que la zona quede desprotegida, les propusieron que continúen trabajando en el lugar, pero pese al ofrecimiento que les hicieron en el mes de diciembre, ya tenían la renuncia presentada y la mudanza decidida. Razón por la cual debió apelarse a nuevos profesionales para que se hicieran cargo de la conducción del lugar.

El Ministerio también aclaró que en ninguno de los puestos sanitarios mencionados por el Centro Mandela existe situación irregular de odontólogos contratados. Por el contrario, todos están registrados bajo el mismo criterio, para brindar un trato igualitario y equitativo a todos los que prestan servicios en esa zona del Chaco.

Finalmente se informó que el puesto sanitario A de Miraflores brinda una atención adecuada que es supervisada por la propia comunidad, que trabaja en conjunto con los profesionales del lugar, brindado la información necesaria sobre la realidad de los habitantes de la zona; capacitando y actualizando al personal que desarrolla sus tareas en el citado centro de salud.

Además, el puesto sanitario lleva un control pormenorizado de detección y control de los personas afectadas por el Mal de Chagas y de las que tienen bajo peso y pueden padecer una desnutrición proteico-calórica por una mala o escasa alimentación.

En este servicio, los profesionales del lugar siguen brindando a toda la comunidad y a todos los pacientes un trato humano, con la invalorable ayuda de los agentes sanitarios aborígenes que saben cuáles son las dolencias de sus hermanos.

Comentá la nota