EL GOBIERNO ACEPTO LA RENUNCIA DEL EMBAJADOR ARGENTINO EN URUGUAY, HERNAN PATIÑO MAYER

Tras la fuerte polémica en Uruguay por los elogios públicos efectuados por el embajador en ese país Hernán Patiño Mayer al presidente electo José Mujica, el Gobierno aceptó la renuncia del diplomático argentino, que había sido presentada el 3 de diciembre • La presidenta Cristina Fernández de Kirchner tomó la decisión luego de que la oposición uruguaya reclamara la renuncia del diplomático por considerar que el embajador abusó con sus expresiones de preferencias por la coalición de izquierda Frente Amplio y en particular por Mujica, y entendió que se trata de una flagrante intromisión en asuntos políticos internos.

En un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial, Cristina Kirchner aceptó la dimisión, que había sido presentada el 3 de diciembre pasado, aunque no había trascendido. La Presidenta tomó la decisión luego de que la oposición uruguaya reclamara la renuncia del diplomático por denunciar su intromisión en asuntos políticos internos.

El escándalo se desató ayer, después de que una delegación del Partido Nacional le transmitiera al canciller Pedro Vaz la decisión de la oposición uruguaya de pedirle la renuncia al embajador, luego de que el diplomático se deshiciera en elogios hacia el presidente electo José Mujica en un columna publicada en un diario argentino.

La oposición consideró que el embajador abusó con sus expresiones de preferencias por la coalición de izquierda Frente Amplio y en particular por Mujica. Y entiende que se trata de una flagrante intromisión en asuntos políticos internos.

El revuelo que concluyó con la aceptación de su renuncia se desató con la publicación de una columna firmada el domingo último en Perfil. El embajador argentino tituló su columna "Los tres Pepes orientales", en alusión al prócer José Artigas, al principal dirigente político uruguayo José Batlle y Ordoñez (presidente en dos períodos a inicios del siglo XX) y José Mujica.

En el texto, según publicó La Nación, el diplomático trazó un hilo conductor entre las tres figuras, elogió a Mujica y dijo que su victoria electoral no era individual sino de todo el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), porque "luego de su derrota político-militar y de haber sufrido la muerte, la tortura y el encarcelamiento en infames condiciones de sus mejores cuadros", se había insertado en la democracia y había desarrollado "una política de masas" que le dio mayoría en la izquierda y le permitió "la segunda victoria electoral".

• Antecedentes conflictivos

El de ayer no es el primer cortocircuito causado por Patiño Mayer, quien ya había sido cuestionado en anteriores oportunidades por los partidos tradicionales por declaraciones públicas o participar en actos de campaña del Frente Amplio o de festejos del oficialismo.

El primer antecedente corresponde a octubre de 2005 cuando los nacionalistas salieron al cruce de Patiño, que había cuestionado un fallo judicial vinculado a hechos de la última dictadura. Al año siguiente los centros de oficiales militares retirados cuestionaron al diplomático, y el diputado colorado Washington Abdala pidió la expulsión del país de Patiño Mayer por sus declaraciones sobre el conflicto de las papeleras.

En plena campaña la situación fue aún más tensa. Otras declaraciones del diplomático derivaron en una fuerte reacción del precandidato presidencial Larrañaga: "Le solicito que se calle y no se entrometa en los asuntos internos de la vida política uruguaya". La oposición cuestionó la participación de Patiño Mayer en un acto del Frente Amplio en Buenos Aires y el Parlamento discutió la declaración de persona no grata, pero el oficialismo la bloqueó.

Comentá la nota