El Gobierno acepta la revisión del Fondo, pero pone condiciones

El Gobierno acepta la revisión del Fondo, pero pone condiciones
Boudou dijo que como el país no tiene apuro ni pide nada, puede fijar límites.
Aquí en Estambul dicen que esta es la única ciudad del mundo construida sobre dos continentes. Tiene barrios en Europa y otros en Asia, separados por el Bósforo y unidos por puentes. Ese aire de dualidad es el que parece haber invadido hoy la relación de Argentina con el FMI. El ministro de Economía se alegró de que el Fondo crea que es inminente un acuerdo. Pero a la vez Amado Boudou le puso condiciones a la visita de la delegación del organismo que visitará Buenos Aires. No quiere críticas a la política económica ni fuerte exposición pública.

El ministro arrancó su agenda en la asamblea anual del FMI con un encuentro del G-24, que reúne a países en desarrollo y que en esta ocasión contó con la presencia de Dominique Strauss Kahn, titular del FMI. Ya era de noche ayer y la policía cortaba las calles de la zona donde están los hoteles donde se alojan las delegaciones: grupos de turcos aprovechaban para jugar backgammon y tomar té rojizo en las veredas. Minutos antes de salir hacia una cena, Boudou recibió a la prensa argentina.

Strauss-Kahn dijo el viernes que veía como inminente un acuerdo con la Argentina.

Me pone muy contento, porque Argentina ha marcado muy claro cuáles son sus posiciones en esta nueva relación con el FMI. Así que si el Fondo ve que estamos cerca de eso, bienvenido sea.

Pero, ¿está cerca el acuerdo, como planteó Strauss-Kahn?

El es una persona que está buscando darle un nuevo perfil al FMI y que interpreta claramente cual es la posición de Argentina. Que es bastante cómoda, porque nosotros no precisamos del FMI, porque podemos avanzar muy tranquilamente en este proceso. Cosa muy distinta de otras etapas. En los 90, los 80, e incluso los 70, Argentina llegaba con la lengua afuera a pedir ayuda y aceptaba cualquier condición. Hoy, quien nada pide no tiene que aceptar condiciones.

Además de las condiciones que pueda poner el FMI, usted plantea condiciones de la Argentina. ¿Son para la visita de la misión del FMI que iría a Buenos Aires para hacer el relevamiento del artículo IV? ¿Cuáles serían?

Que se concentren en cuestiones técnicas, que sea un intercambio de información, que no haya planteos de política económica. Por ejemplo, está el tema de las reservas. Nosotros estamos convencidos de que el Banco Central hizo un muy buen manejo; la acumulación de reservas ayudó tanto al crecimiento como para aislarse parcialmente de la crisis. Ahora, el staff del FMI tiene una visión de que la acumulación es subóptima para el comercio internacional. Existe esa discusión teórica, está bien; pero otra cosa sería que nos digan "tenés que hacer esto".

Pero siempre las revisiones de Artículo 4 incluyen comentarios sobre la situación del país analizado...

A veces los comentarios, y sobre todo en el caso de la Argentina, parecían imperativos.

Funcionarios del FMI han dicho que sí habrá comentarios, aunque no sean críticas...

Depende el tono...

¿Hay un compromiso del Fondo con usted, entonces, de no hacer esos comentarios?

No hay compromiso, hay conversaciones para que no los haya. Estamos viendo cuál va a ser el marco del acercamiento.

En el FMI plantean que ya no hacen misiones secretas a los países socios, que ahora son públicas, y que se reúnen con todos los sectores. En la Argentina esperarían encontrarse con la CGT; con la UIA, con economistas privados.

A mí Strauss Kahn no me dijo eso. Lo que pasaba era que el Fondo llegaba al país como si fuera un virrey, con todos los honores, con alfombra roja. Eso, este Gobierno no lo va a hacer.

El lunes usted tiene agendado un encuentro con Strauss-Kahn. ¿Se podrá definir allí la fecha del viaje de la misión del Fondo?

No, porque ni nosotros ni ellos tenemos ningún apuro.

Pero, le insisto, él planteó el acuerdo como algo inminente.

-Si, sería bueno que así fuera. Pero hay que ser muy cuidadoso, porque Argentina hizo muchos esfuerzos para sacarse de encima todo lo que era el FMI. En eso no hay vuelta atrás. No puede haber vuelta atrás.

Comentá la nota