El Gobierno acepta exigencias del FMI y acelera un acuerdo

El Gobierno acepta exigencias del FMI y acelera un acuerdo
"Es un nuevo FMI", es la explicación oficial. Pero habrá revisiones como en todos los países. Se negocia cómo será presentado el acuerdo . Hoy Boudou se reune con Strauss–Kahn
Lo que separa hoy a la Argentina del FMI podría ser considerado como un detalle en otro país. Pero en este caso no es menor: se trata de cómo se comunica a la opinión pública un retorno al Fondo de un modo "políticamente correcto". El núcleo de la negociación que por estas horas se desarrolla en Turquía.

Las cartas de los dos lados ya está jugadas. Serán convalidadas hoy cuando el ministro de Economía, Amado Boudou, se reúna con el titular del FMI, Dominique Strauss–Kahn. La Argentina aceptará someterse a la revisión anual de su economía (el denominado Artículo IV) y a cambio el Fondo se comprometerá a realizar las objeciones que considere necesarias, pero por "línea privada" y en lenguaje técnico. Cualquier comunicado oficial tendrá que ser aprobado por la Rosada.

El propio presidente del Banco Central, Martín Redrado, ayer dejó en claro los puntos de vista, al realizar declaraciones desde Estambul, tras reunirse a solas con Strauss–Kahn en el marco de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial que se realiza en esa ciudad. "Creo que están dadas las condiciones para que se avance en esas áreas (por el acuerdo con el FMI), pero qué grado de avances se logrará dependerá de decisiones técnicas y políticas", deslizó en declaraciones a radio El Mundo.

Paralelamente, Boudou aseguró que "la Argentina está un camino de regreso a los mercados internacionales de crédito". Y agregó que "en el Fondo hay buenas intenciones y Strauss–Kahn está interpretando el signo de los tiempos y las necesidades de cambio del organismo". No obstante, remarcó que "como cualquier organización, el Fondo tiene una burocracia, un staff y su propia inercia. Esperemos que la voluntad política de cambio de este organismo pueda concretarse en hechos positivos".

Optimista

El titular del Palacio de Hacienda se manifestó "optimista" en lograr un acuerdo con el FMI antes de fin de año y no descartó la llegada de una misión del Fondo en los próximos meses. Pero –aclaró– "sólo con perfil técnico y con límites".

Boudou consideró que "acercarse al Fondo no es para nada una vergüenza". Y agregó, a modo de ejemplo, que "China tiene artículo cuatro, así como Estados Unidos, Canadá o Chile".

Boudou mantuvo ayer un encuentro informal con el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, el chileno Nicolás Eyzaguirre. Se produjo en la puerta del hotel en el que se aloja la delegación argentina, dado que el funcionario del Fondo se demoró y el ministro de Economía debía asistir a una cena protocolar con el resto de sus pares ofrecida por el presidente de Turquía, Abdullah Gul.

"Dialogamos sobre los próximos pasos a seguir", afirmó Boudou en referencia al encuentro con Eyzaguirre. "Nuestros planteos son conocidos", añadió. El ministro sostuvo que el funcionario del FMI le ratificó que el Artículo IV "no es una auditoria, sino una serie de reuniones e intercambios de información para evaluar la marcha del plan económico de Argentina".

Esta misma idea había sido esbozada por Strauss–Kahn en su encuentro con Redrado. "La revisión de la economía será estrictamente técnica", le dijo el mandamás del Fondo al presidente del BCRA. Strauss–Kahn "manifestó su compromiso para trabajar en favor de que dicha revisión no se politice y que sea estrictamente técnica, focalizada en establecer la situación macroeconómica del país y en el estudio de la solidez de sus variables y de los instrumentos implementados", señalaron fuentes de la comitiva argentina.

Tras reunirse hoy con Strauss–Kahn, Boudou y el resto de la comitiva argentina regresarán al país en las próximas horas.

Comentá la nota